Actualidad Noticias Te mantenemos informado

14 Marz 2012

Los pacientes con osteoporosis podrían deshacerse de las inyecciones diarias a cambio de un microchip implantable que libera medicamentos con sólo pulsar un botón, según revela un nuevo ensayo clínico, con un grupo de mujeres con osteoporosis en Dinamarca.

Se trata del primer estudio en probar un microchip controlado de forma inalámbrica y capaz de liberar fármacos en cualquier momento. La tecnología permitiría a los médicos ajustar la medicación de sus pacientes por ordenador o smartphone.

Por otra parte, como es una enfermedad silenciosa -los enfermos no sienten cambios, pero su densidad ósea disminuye-, muchos pacientes dejan de tomar medicamentos para evitar la molestia de las inyecciones.

El implante podría incrementar la calidad de vida de millones de pacientes. Diseñado por un equipo de científicos académicos e industriales, el dispositivo contiene la dosis diaria de fármaco en el interior de pequeños compartimentos que se abren en un horario pre-programado o por una señal inalámbrica.

A pesar de la capacidad probada del microchip para liberar medicamentos una vez que se implanta en los animales, una fibrosa de colágeno en la membrana tiende a desarrollar todo el dispositivo. Los investigadores estaban preocupados por que este tejido pudiera disminuir la efectividad, y uno de los objetivos fue determinarlo.

El equipo implantó el microchip debajo de la cintura en siete mujeres entre 65 y 70 años -el procedimiento se puede realizar en un consultorio médico con anestesia local-, siguieron a las pacientes durante doce meses, y comprobaron que el implante tiene la misma efectividad que las inyecciones; es decir, el tratamiento ha mejorado la formación ósea. El chip se retira tras un tratamiento de un año.

DIARIO MÉDICO
Redacción
14 de marzo de 2012