Actualidad Noticias Te mantenemos informado

28 Sept 2009

El miembro del Servicio de Reumatología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, Antonio González Martínez-Pelayo, asegura que la artrosis tiene un componente genético importante aunque "está siendo muy complicado de demostrar", después de que un nuevo estudio con casi 6.000 pacientes "no haya permitido confirmar esta asociación inicial de forma concluyente".

Durante el Congreso Anual de la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis que se ha celebrado en Montreal (Canadá), este experto presentó los datos de un estudio que pretendía demostrar la relación entre el gen ADMATS14 y la susceptibilidad de padecer artrosis, analizando para ello muestras de 2.900 sujetos en relación con artrosis de rodilla y 3.000 en relación con artrosis de cadera procedentes de otros cuatro países europeos, incluyendo España.

Sin embargo, y aunque los tipos de artrosis más estudiados hasta ahora han sido cadera, rodilla y mano, todavía no se ha podido probar el origen genético de los mismos, por lo que este experto apuesta por ser "más precisos en la segmentación y estudio de nuestros pacientes", así como en los controles para obtener resultados más concretos".

El problema, según el doctor González Martínez-Pelayo, es que "hay muchos enfoques posibles al seleccionar pacientes y controles y todavía no sabemos cual es el mejor para obtener resultados claros y útiles", informó la Sociedad Española de Reumatología (SER) en un comunicado.

Por el momento, tan sólo se conocen algunos genes que podrían estar implicados en el desarrollo de esta patología musculoesquelética, aunque todos los expertos presentes en este encuentro también coincidieron en que los estudios relacionados con la genética de la enfermedad "están muy por detrás de la investigación de otras patologías", como la artritis reumatoide o el lupus.

En lo que respecta al futuro más inmediato, este experto recordó que se están llevando a cabo estudios para identificar biomarcadores, tanto en sangre como en orina, capaces de indicar que la enfermedad está presente en el paciente y cuál es su progresión.

EUROPA PRESS
Madrid, 21 de septiembre de 2009