Actualidad Noticias Te mantenemos informado

05 Mayo 2010

El estudio Carma, en el que participarán más de cien centros españoles y que analizará datos de unos 12.000 pacientes, pretende confirmar la relación entre la artritis reumatoide (AR) y un mayor riesgo cardiovascular. Valorar la implicación de los factores de riesgo clásicos y la inflamación causada por al enfermedad reumática es uno de los objetivos.

Un estudio español tratará de confirmar la probable relación entre la artritis reumatoide y un mayor riesgo cardiovascular. Además de los factores de riesgo clásicos, como la hipertensión, la diabetes y la obesidad, la inflamación tiene muchas papeletas para ser otro de los factores clave en este vínculo patológico.

Miguel Ángel González-Gay, reumatólogo en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, explica que "aún no podemos valorar un riesgo concreto, aunque tras el análisis de datos de aterogénesis subclínica en pacientes con artritis reumatoide hemos decidido profundizar en el asunto".

Unos 12.000 pacientes

El estudio Carma, según ha apuntado Loreto Carmona, directora de Investigación de la Sociedad Española de Reumatología (SER), comenzará el próximo mes: "Podremos contabilizar riesgos dentro de algo más de dos años y haremos nuevas mediciones a los cinco años". Si todo sigue el programa previsto, en una década se contará con los datos finales, extraídos del análisis de unos 12.000 pacientes (unos 4.000 para cada una de las tres patologías protagonistas: artritis reumatoide, artritis psoriásica y espondilitis anquilosante) gracias a la colaboración de más de cien centros españoles.

Carlos Juanatey, del Servicio de Cardiología del Hospital General de Lugo, espera dar respuesta a una pregunta que no es nueva:"Conocemos los datos logrados por un grupo holandés, que sugiere que un ocho por ciento de pacientes con artritis reumatoide podrían sufrir un infarto de miocardio o un ictus a lo largo de su vida".

Los especialistas españoles creen que este ocho por ciento puede ser una referencia, aunque en España las cifras podrían ser algo menores. La incidencia de problemas cardiovasculares es mayor en los países del norte de Europa y Carmona apunta que "es posible que el riesgo de infarto e insuficiencia respiratoria en estos pacientes sea algo menor en España, algo que no sucedería en el caso de los accidentes cerebrovasculares".

Individualizar la terapia

Por su parte, José Luis Fernández Sueiro, del Servicio de Reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña, asegura que "conocer la relación entre artritis reumatoide y riesgo cardiovascular tendrá grandes implicaciones clínicas". La individualización terapéutica se verá beneficiada y, en principio, "es probable que debamos ser más agresivos con este tipo de pacientes si este vínculo se confirma".

El estudio Carma también realizará un estudio genético de los agentes implicados en el aumento del riesgo cardiovascular. Hay genes implicados en esta predisposición, pero quizá sean diferentes según la enfermedad.

DIARIO MEDICO
29 de abril de 2010