Actualidad Noticias Te mantenemos informado

25 Mayo 2015

XLI CONGRESO DE REUMATOLOGÍA

Los abordajes escalonados por objetivos, tanto de actividad patológica como de calidad de vida, así como la incorporación de nuevas terapias, van consiguiendo mayor control en reumatología.

En las últimas décadas, la reumatología se ha beneficiado de innovaciones sustanciales.
La oferta terapéutica de fármacos biológicos se ha incrementado hace poco con la incorporación de biosimilares como infliximab.
Estos fármacos tienen similitud con el producto de referencia que ha sido demostrada en ensayos clínicos en cuanto a calidad, eficacia y seguridad.

Según Sagrario Bustabad, coordinadora del comité científico del XLI congreso nacional de Reumatología, que reúne a más de mil expertos en Sevilla, "las terapias biológicas han reducido la destrucción de las articulaciones y muchos de los pacientes se encuentran en remisión o baja actividad clínica".

Actualmente, cinco familias de fármacos biológicos tienen indicación para el tratamiento de enfermedades inflamatorias de origen reumático. En España, uno de cada cuatro pacientes con artritis reumatoide, artritis psoriásica o espondilitis anquilosante están en tratamiento con un biológico.

Para Bustabad, "estos tratamientos son de alto coste pero tendríamos que tener en cuenta el ahorro que supone en costes indirectos al producirse menor número en bajas laborales e incapacidades y menor colocación de prótesis. Cuanto más precoz sea el diagnóstico y el tratamiento podremos conseguir mejor los objetivos de remisión". En este campo terapéutico han sido aprobadas dos nuevas moléculas, ustekinumab y apremilast, ambas indicadas para tratar la artritis psoriásica.

PATOGÉNESIS

Las nuevas líneas de investigación van dirigidas a la búsqueda de dianas terapéuticas que actúan en la patogénesis de las enfermedades inflamatorias, logrando así un mejor control de sus síntomas.

También en este ámbito será fundamental la búsqueda de biomarcadores para el diagnóstico y respuesta terapéutica "puesto que estas sustancias son utilizadas como indicador de una situación biológica, de tal forma que ayudan a conocer la susceptibilidad a desarrollar alguna enfermedad (por ejemplo: factor reumatoide y ACPA)"

DIARIO MEDICO
Carmen Cáceres
Sevilla, 22 de mayo de 2015