Actualidad Noticias Te mantenemos informado

13 Febr 2009

Las enfermedades reumáticas son patologías crónicas que suponen para los pacientes una disminución notoria de su calidad de vida por el hecho de convivir con un dolor constante acompañado, a menudo, de brotes periódicos agudos.

"A esta circunstancia hay que sumar el hecho de que alrededor de un 10% de los pacientes sufre además otras patologías graves como consecuencia de la enfermedad reumática que padece", afirma el doctor Javier Ballina, jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).


Las enfermedades reumáticas pueden afectar a los músculos, a las articulaciones o a los huesos, es decir, al aparato locomotor. Además, algunas de ellas pueden también producir lesiones en órganos internos como el corazón, el riñón o los pulmones. "Cada enfermedad reumática es diferente, por lo tanto, en función de la misma las complicaciones asociadas serán unas u otras. Por ejemplo, en el caso de la artritis reumatoide son más comunes las enfermedades cardiovasculares mientras que el lupus afecta principalmente al sistema renal", explica el doctor Ballina.

En este sentido, es el grupo de las llamadas "colagenosis" las que más complicaciones asociadas causan a los pacientes. Se trata de enfermedades sistémicas auto inmunes caracterizadas por la alteración de las funciones del sistema inmunitario. "De esta manera", añade este experto, "el organismo reacciona contra sí mismo, bien en regiones localizadas o de forma sistémica, afectando a diferentes órganos. Entre las más frecuentes están el lupus eritematoso, la artritis reumatoide o la esclerodermia".

Prevención y diagnóstico precoz

Como asegura el doctor Ballina, "las enfermedades derivadas de estas patologías se pueden prevenir y la mejor medida es realizar un seguimiento continuado de cada paciente y el tratamiento precoz de las mismas". En este sentido, una de las principales reivindicaciones de la Confederación Española de Pacientes Reumáticos se centra en la necesidad de favorecer una terapia integral de estas enfermedades y así prevenir las posibles complicaciones que puedan surgir.

"El progreso de estas enfermedades conlleva un deterioro físico irreversible del paciente e importantes alteraciones en su vida emocional y social en las que un tratamiento integral y multidisciplinar -precisa Carmen Sánchez, vicepresidenta de CONFEPAR- podría minimizar en muchos casos tanto el dolor como las incapacidades. A pesar de las evidencias científicas que existen en este sentido sólo se atiende una mínima parte del problema".

"A esta circunstancia se une que todavía hoy muchas enfermedades reumatológicas se diagnostican tarde, cuando la enfermedad se encuentra avanzada. Teniendo en cuenta que las enfermedades reumáticas son uno de los principales motivos de asistencia a las consultas de Atención Primaria, la prevención debe comenzar por este nivel asistencial y coordinarse siempre con una asistencia especializada", asegura Manuela García, secretaria de CONFEPAR.

NOTICIAS DE SALUD
12/02/09