Actualidad Noticias Te mantenemos informado

21 Julio 2014

XI CONGRESO SOCIEDAD DEL DOLOR

En España, el dolor crónico es la primera causa de incapacidad; lo padece un 18% de la población

Un dolor de gran intensidad o que se mantiene en el tiempo es más difícil de tratar porque se cronifica. Así, su abordaje precoz es fundamental, ha explicado Víctor Mayoral, secretario de la Sociedad Española del Dolor, durante la presentación en Madrid del XI Congreso de esta entidad que comienza mañana en Toledo.

La derivación de un paciente que se aqueja de dolor a unidades especializadas debe realizarse de forma precoz puesto que un dolor que no desaparece, intenso o mantenido en el tiempo, como es el caso de las migrañas, "es complejo de abordar y debe hacerse desde unidades específicas y multidisciplinares. La razón fisiológica estriba en que, ante un estímulo de dolor intenso o continuo, se activan circuitos memorísticos neuronales que se mantienen a largo plazo. Esto ocurre en situaciones como el dolor en un miembro fantasma o en la fibromialgia, donde existe una posible sensibilidad al dolor que pone en marcha ciertas áreas cerebrales"

CAUSA PRINCIPAL

Según los especialistas, el dolor, fundamentalmente el crónico, es la primera causa de incapacidad en España por el coste que acarrea, y que suele acompañarse además de otras situaciones como depresión y ansiedad, señala Concha Pérez, presidenta del comité científico del congreso y jefe de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario La Princesa, de Madrid.

En España, el 18 por ciento de la población presenta dolor crónico como síntoma y enfermedad más prevalente. Entre el 8 y 10 por ciento de los que se operan experimentan dolor agudo postoperatorio y entre un 65-70 por ciento de las personas con cáncer pueden sentir dolor en algún momento. Un 6 por ciento de éstos tienen dolor grave y entre un 15-20 por ciento se benefician de técnicas específicas de las unidades de dolor. "El dolor agudo está bien abordado con diferentes fármacos y técnicas. El crónico, definido como aquel que se mantiene más de 6 meses, por el contrario, es más complejo y precisa de la intervención de equipos multidisciplinares, ya que en su aparición también influyen factores psicológicos. El dolor crónico es ya de por sí una enfermedad", indica Javier de Andrés, presidente del comité organizador del congreso y miembro de la Unidad de Dolor del Complejo Hospitalario de Toledo. 

A pesar del elevado peso de la investigación española en dolor (es el quinto país europeo en publicaciones sobre dolor) y de la constante renovación de los métodos intervencionistas, como la epiduroscopia (que visualiza las raíces nerviosas en la médula) o la neuromodulación, que elimina o modula el impulso doloroso, el control óptimo y total del dolor no es un área conquistada. 

Los profesionales consideran que existen lagunas en cuanto a la formación en su diagnóstico y tratamiento. "Sería necesario un área de capacitación específica para su abordaje, como ocurre en otros países de la Unión Europea".

DIARIO MÉDICO
Raquel Serrano
Madrid, 21 de mayo de 2014