Actualidad Noticias Te mantenemos informado

03 Dicie 2007

Un estudio que se publica hoy en The Journal of the American Medical Association indica que las fracturas graves en personas mayores están asociadas, en contra de lo que se piensa, con la osteoporosis.

"Se suele creer que las fracturas graves -las que resultan de accidentes de tráfico o caídas desde ciertas alturas- no están relacionadas con la baja densidad mineral ósea (DMO) y con el riesgo de fracturas posteriores y, en consecuencia, se supone que no son manifestaciones de osteoporosis", señala Dawn C. Mackey, del Centro de Coordinación de San Francisco, en Estados Unidos.

Mackey ha dirigido un equipo que ha examinado la asociación entre la DMO en mayores y el riesgo de fracturas graves, y la asociación entre este tipo de fractura y el riesgo de otra posterior. El estudio se publica hoy en The Journal of the American Medical Association.

Los investigadores analizaron los datos de dos estudios en adultos de 65 años en adelante: el Estudio de Fracturas Osteoporóticas, con el seguimiento de 8.022 mujeres durante 9,1 años (1998-2006) y el estudio Fracturas Osteoporóticas en Hombres, realizado a 5.995 hombres durante 5,1 años (2000-2007). Se evaluó la DMO en cadera y columna vertebral mediante una absorciometría dual de rayos-X, que confirmó nuevas fracturas de columna vertebral.

En conjunto, 264 mujeres y 94 hombres sufrieron una fractura inicial grave y 3.211 mujeres y 346 hombres, una fractura inicial leve. Los investigadores encontraron que una baja DMO estaba asociada con un riesgo creciente de fractura grave y leve.

"Las fracturas graves no vertebrales pronostican fracturas posteriores de la misma magnitud, como fisuras leves no vertebrales en mujeres. Por lo tanto, las fracturas graves no vertebrales deberían ser consideradas potenciales fracturas osteoporóticas y deberían recibir similar manejo clínico que las fracturas leves no vertebrales", concluyen los autores.

En un editorial adjunto en JAMA, Sundeep Khosla, de la Clínica Mayo, señala que hasta que se desarrolle una mejor definición de fracturas no relacionadas con DMO, los pacientes mayores que sufran fracturas graves deberían ser explorados más a fondo a causa de la osteoporosis subyacente.

Once factores predictivos
Un equipo dirigido por John Robbins, de la Universidad de California, ha desarrollado un modelo clínico que incluye once factores para ayudar a predecir el riesgo de fractura de cadera en mujeres posmenopáusicas en los próximos cinco años, según publica hoy JAMA.

El estudio incluye datos de un total de 93.676 mujeres e identifica como factores la edad, la salud autodeclarada, el peso, la estatura, la actividad física autodeclarada, la etnia, las fracturas de cadera en sus progenitores, el historial de fracturas tras los 54 años, si fuma actualmente, el uso actual de corticosteroides y si se ha tratado de diabetes. "Conocer el riesgo de fractura permitirá a pacientes y facultativos tomar decisiones con fundamento".

Diario Médico Miercoles 28 de noviembre del 2007

Redacción