Actualidad Noticias Te mantenemos informado

23 Mayo 2011

La aspirina no parece proteger de las manifestaciones isquémicas que genera la arteritis de células gigantes (ACG), según los expertos que han participado en el congreso de Reumatología, celebrado en Málaga, en el que también se han debatido aspectos sobre gota y artritis.

A pesar de que la Liga Europea contra las Enfermedades Reumáticas (Eular) recomienda el uso de dosis bajas de aspirina en arteritis de células gigantes (ACG), durante el XXXVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER), celebrado en Málaga, los expertos han señalado que esta recomendación se basa en una baja evidencia científica y en un mínimo acuerdo entre los investigadores.

Los pacientes con factores de riesgo cardiovascular, enfermedad cardiovascular u otras manifestaciones isquémicas como poca fiebre, poca polimialgia, reactantes bajos o enzimas hepáticas normales, tienen más riesgo de desarrollar manifestaciones isquémicas. "Probablemente con estos pacientes estaríamos de acuerdo en que al utilizar dosis bajas de corticoides les deberíamos dar aspirina, pero esto no está demostrado y el principal problema es que la recomendación de Eular se basa en dos estudios que exponen que las personas que toma aspirina o anticoagulación antes del diagnóstico tienen menos manifestaciones isquémicas", ha explicado Víctor Manuel Martínez Taobada, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, de Santander.

ASOCIADAS A ANCAS

La ACG es una enfermedad muy frecuente, sobre la que hay mucho publicado "pero de muy poca calidad". En la actualidad existe un tratamiento de elección que son los corticoides. Las dos primeras recomendaciones de Eular indican que no se debe retrasar el tratamiento de los corticoides y que hay que utilizar dosis altas para inducir la remisión.

Las vasculitis asociadas a Ancas (anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos) constituyen con diferencia el síndrome inflamatorio con mayor mortalidad. En su tratamiento actual la consigna es ahorrar ciclofosfamida en la inducción y el mantenimiento.

Ricardo Blanco Alonso, reumatólogo del Hospital Marqués de Valdecilla, de Santander, ha especificado que "el esquema Eular diferencia las vasculitis según la gravedad en localizada o temprana no grave, más generalizada y generalizada grave. "Para la etapa de inducción en el primer grupo, la Eular indica corticoides más metotrexato o ciclofosfamida; en el estadio generalizada señala corticoides más ciclofosfamida, y en los pacientes graves (ciclofosfamida más corticoides)".

SIN SINTOMATOOGÍA

"La presencia de crioglobulinas en el suero (crioglobulinemia) no siempre se relaciona con la presencia de sintomatología y, por ello, se emplea el término síndrome crioglobulinémico cuando los pacientes con crioglobulinemia presentan manifestaciones clínicas", ha señalado Manuel Ramos Casals, del Servicio de Enfermedades Autoinmunes del Hospital Clínico de Barcelona.

DIARIO MEDICO
Laura P. Torres, Málaga
17 de mayo de 2011