Actualidad Noticias Te mantenemos informado

03 Ener 2011

Aunque actualmente los metales son la opción más empleada en cirugía ortopédica, parece que a corto y medio plazo la cerámica puede convertirse en el material más empleado. Así lo ha explicado Daniel Hernández Vaquero, jefe de servicio del Hospital San Agustín, de Avilés.

Prolongar la duración de las prótesis es un reto continuo en cirugía ortopédica. En la consecución de este objetivo los expertos se muestran convencidos de que la utilización de pares de fricción cerámicos y, en particular, de cerámica-metal, irá en aumento.

Esta ha sido una de las conclusiones de los II Encuentros en Asturias de Cirugía Ortopédica, que han sido organizados por Daniel Hernández Vaquero, jefe de servicio del Hospital San Agustín, de Avilés, y profesor de la Universidad de Oviedo, este año con el lema Nuevas soluciones para viejos problemas, y en los que han participado expertos del ámbito nacional e internacional.

En el caso de la cadera, el desgaste de los materiales sigue siendo uno de los principales desafíos. "Cada persona se estima que puede dar al año un millón de pasos y eso provoca un deterioro de la prótesis; de ahí que se busquen los pares de fricción que resultan más duraderos"" ha explicado Hernández Vaquero.

Y en este marco parece que el futuro "está orientado a la cerámica más que al metal, ya que se está viendo que ofrece mayor duración, sobre todo la opción cerámica-metal".

Así, aunque actualmente los metales son la opción más empleada, parece que a corto y medio plazo la cerámica puede convertirse en el material más empleado.

Con respecto a los plásticos, se presentaron nuevas opciones de materiales enriquecidos con vitamina E, que tienen un efecto antioxidante, lo que proporciona también más duración frente a los actuales.

También están llamadas a tener un desarrollo mayor las miniprótesis, que destruyen menos hueso. "Presentan un menor deterioro del plano óseo y pueden ser colocadas con una cirugía más conservadora que resulta por tanto menos agresiva, cumpliendo una función equivalente a las de mayor tamaño", según la experiencia presentada por Francesco Falaz, de Roma.

ARTROSIS REDUCIDA

En el capítulo de rodilla se puso de relieve la experiencia de las prótesis unicompartimentales, con las que se sustituye sólo una parte de la rodilla, una opción especialmente indicada en casos de pacientes con artrosis reducida.

Se trata de una modalidad escasamente utilizada en España, en parte debido a que los modelos tradicionales no ofrecieron resultados idóneos. Sin embargo, los nuevos modelos han incorporado importantes mejoras y quienes más experiencia tienen con este tipo de prótesis auguran un desarrollo mayor del actual.

Con respecto a los sistemas de estimulación de la consolidación para asegurar la fijación del hueso, se dejó claro que el cemento óseo o "pegamento de los huesos", que se introduce en el foco de la fractura, no ha respondido a las expectativas despertadas tiempo atrás.

PAPEL DE LA CEMENTACIÓN

Otro asunto debatido en los encuentros ha sido el papel actual de la cementación. La conclusión fue que la era de la cementación en el abordaje de las prótesis articulares no ha concluido. De hecho, el cemento sigue siendo una opción válida en las prótesis de rodilla y en las de cadera que se implantan en pacientes de edad avanzada, según ha explicado Enrique Gil Garay, jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital La Paz, de Madrid.

Redacción, Oviedo
DIARIO MÉDICO
27 de diciembre de 20010