Actualidad Noticias Te mantenemos informado

15 Julio 2011

Investigadores españoles han participado en un estudio, que se publica en Nature Genetics, en el que se han hallado nuevos marcadores genéticos relacionados con la espondilitis anquilosante.

Un amplio trabajo de investigación multicéntrico, en el que se ha incluido a casi 7.000 pacientes y más de 18.000 controles, ha permitido encontrar nuevos marcadores genéticos relacionados con el desarrollo de espondilitis anquilosante. Uno de los hallazgos más destacables es que la asociación de uno de los genes implicados en la enfermedad, el ERAP1, se encuentra restringida a pacientes HLA-B27 positivos.

El estudio, del que uno de los autores es Carlos López Larrea, coordinador de la Unidad de Histocompatibilidad y Trasplantes del Hospital Universitario Central de Asturias, se publica en Nature Genetics.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria y crónica que afecta fundamentalmente al esqueleto axial, aunque también pueden verse afectadas otras articulaciones periféricas. Además, puede cursar con otras manifestaciones extra-articulares entre la que destaca la presencia de episodios de uveítis. La enfermedad suele aparecer en la década que va de los 20 a los 30 años.

Entre el 90 y el 95 por ciento de los pacientes con espondilitis portan la molécula HLA-B27, "que representa el factor de asociación más importante", ha señalado López Larrea. Este antígeno está presente en alrededor del 8 por ciento de la población, pero tan sólo un 0,5-1 por ciento desarrolla la enfermedad. Durante los últimos años diferentes estudios genéticos han evidenciado que el peso específico de B27 en la contribución de la enfermedad es de alrededor de un 16 por ciento y que otros genes contribuyen a su desarrollo, "lo que nos muestra que estamos hablando de una enfermedad compleja".

El trabajo es el más completo que se ha realizado hasta el momento, según ha destacado López Larrea, y ha sido organizado través de un consorcio australiano coordinado por Matthew Brown, del Diamantina Institute for Cancer (Universidad de Queensland, en Brisbane, Australia) con la participación de los consorcios Australo-Anglo-Americano de Espondiloartritis (ASC) y el Wellcome Trust Case Control Consortium 2 (Wtccc2), así como investigadores de otros países, que han logrado reunir a 6.919 pacientes y 18.713 controles.

Mediante un estudio de amplia asociación genómica (GWAS) se han determinado nuevas asociaciones génicas, como IL12B, Ptger4, RUNX3 y Tbkbp1, y se han confirmado otras ya conocidas, como HLA-B, ERAP1, IL23R, KIRF21B, Antxr2, CARD9, LTB-Tnfrsf1A y las regiones 2p15 y 21q22.Uno de los hallazgos más destacables de este trabajo es que "la asociación de uno de los genes implicados en la enfermedad, el ERAP1, se encuentra restringida a pacientes HLA-B27-positivos".

"ERAP1 es una aminopeptidasa que participa en la edición de péptidos que une HLA-B27 y que luego presenta en la superficie de la célula de las presentadoras de antígeno". Esto puede significar que el mecanismo que subyace a la enfermedad puede implicar una presentación antigénica aberrante.

Otro de los SNP implicados está relacionado con L23R, lo que sugiere que la enfermedad se comporta como otras patologías autoinmunes mediadas por una respuesta de linfocitos Th17.

PROYECTO DE SECUENCIACIÓN EXÓNICA

Los investigadores implicados en este trabajo quieren darle continuidad. El propósito para un futuro inmediato se centra en analizar alrededor de 200.000 marcadores genéticos en 10.000 pacientes y 20.000 controles, con el objetivo de relacionar cada uno de estos genes con las distintas manifestaciones clínicas que tienen lugar en la enfermedad: "Nuestro grupo del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Central de Asturias ha contribuido sustancialmente durante años a esclarecer la contribución de factores genéticos asociados a la espondilitis anquilosante", ha explicado López Larrea, quien ha destacado además que su grupo tiene un proyecto en marcha para llevar a cabo la secuenciación exónica de una serie de pacientes de espondilitis, con el objetivo de hallar marcadores genéticos implicados en la gravedad de la enfermedad.

DIARIO MEDICO
Covadonga Díaz.
Oviedo, 11 de julio de 2011