Actualidad Noticias Te mantenemos informado

12 Marz 2009

Los avances en las terapias biológicas permitirán, en un futuro, analizar cada caso de Artritis Reumatoide (AR) desde un punto de vista genético, lo que puede conducir, según los expertos, a un aumento "revolucionario" de la remisión de los fenómenos inflamatorios de estos pacientes. Esta ha sido una de las principales conclusiones a las que se ha llegado en el XII Congreso que la Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR), que se ha celebrado este fin de semana en Altea (Alicante).

Las terapias biológicas constituyen un grupo de fármacos desarrollados por técnicas de biología molecular. En los últimos años, han demostrado su eficacia frente a los fármacos antirreumáticos de acción lenta, conocidos como FAME, que son hasta la fecha, los medicamentos clásicos con los que los especialistas abordaban la enfermedad.

Durante los próximos meses, la comercialización de 3 nuevos fármacos biológicos: Tocilizumab, Golimumab y Certolizumab, va a mejorar sustancialmente el tratamiento de la enfermedad, ya que se han confirmado sus excelentes resultados en eficacia y seguridad, por parte de la EMEA (Agencia Europea de Medicamentos).

Aunque la intervención genética todavía se haya en fase de investigación, según el Dr. José A. Román, del Hospital Universitario Dr. Peset, de Valencia, la realización de test genéticos a los pacientes permitirá diseñar el tratamiento idóneo para cada paciente, esto es, un "traje a medida" no sólo porque la intervención terapéutica sea la que mayor eficacia le ofrezca al paciente, sino porque también ofrecerá menores efectos secundarios.

Además, el Dr. Román ha afirmado que también se está investigando sobre fármacos que desarrollarán anticuerpos que inhiben la destrucción ósea, propia de la AR, y otros que inhiben la transmisión intracelular del fenómeno inflamatorio (fenómeno de transcripción intracelular).

La Artritis Reumatoide afecta a más de 200.000 personas en España y se diagnostican alrededor de 400 nuevos casos cada año. Al contrario de lo que se cree, la enfermedad afecta a todas las edades y su desconocimiento en la sociedad provoca su retraso de diagnóstico, aumentando los daños de la enfermedad.

La decisión de usar terapia biológica en formas más evolucionadas no se aplica desde el comienzo del tratamiento a un enfermo de AR, sino que se utiliza después del fracaso de los medicamentos tradicionales.

En el XII Congreso de la SVR se han puesto al día los últimos avances en la mayoría de las enfermedades que se incluyen en la Reumatología, como las espondiloartropatías, la artritis infantil y los tratamientos en la osteoporosis con fármacos antiresortivos o fármacos osteoformadores.

Sociedad Española de Reumatología
11/03/2009