Actualidad Noticias Te mantenemos informado

23 Mayo 2009

Las mujeres que padecen algún tipo de enfermedad reumatoide presentan un grado de peligro en los embarazos, aunque pueden tener hijos si se someten a un seguimiento médico riguroso durante el proceso, según las conclusiones de los especialistas asistentes al XXXV congreso nacional de Reumatología celebrado en Murcia.


La presidenta de la Sociedad Española de Reumatología (SER), Rosaría García de Vicuña, explicó que un alto porcentaje de mujeres que sufren abortos de repetición están afectadas por algún tipo de enfermedad de origen reumático.

A veces lo desconocen y otras ocultan al ginecólogo sus padecimientos del aparato locomotor, tales como el lupus, la esclerodermia, las lumbalgias o las artrosis, porque no son conscientes de los peligros que corren, tanto en embarazos naturales como en los que se producen por fecundación, señaló.

El doctor Eduardo Úcar, del Hospital de Basurto (Bilbao), afirma que muchos de los fármacos que se utilizan para tratar las diferentes enfermedades reumáticas son incompatibles con el embarazo, aunque más de la mitad de las mujeres con estas patologías está en condiciones de dar a luz.

Úcar se mostró partidario de crear equipos multidisciplinares formados por ginecólogos y reumatólogos para plantear tanto el momento de la concepción como toda la planificación del embarazo.

La labor del reumatólogo es valorar cuando una mujer con una enfermedad reumática quiere quedarse embarazada en un plazo de uno o dos años, qué medicación utilizar y buscar la estrategia que se va a seguir con el tratamiento "porque sabemos que en ese plazo vamos a tener que retirarlo si la mujer está en condiciones".

Para Úcar las enfermedades más problemáticas a la hora de planificar un embarazo son las inflamatorias sistémicas, tales como lupus o esclerodermia "porque hay más actividad y brotes durante el embarazo", mientras ocurre lo contrario ocurre en casos de artritis reumatoide o espondiloartritis "en las que se suelen padecer menos brotes durante la gestación".

Para este especialista el embarazo no esta contraindicado en enfermas de lumbalgia o artrosis aunque requerirán un plan de ejercicios por la sobrecarga de peso que deben compensar.

Paloma Vela, reumatóloga del Hospital General Universitario de Alicante, se refirió a que en las técnicas de reproducción asistida, la estimulación ovárica con fármacos supone una sobrecarga hormonal que puede exacerbar el lupus o producir problemas trombóticos en mujeres con Síndrome Antifosfolipídico.

En algunas mujeres con enfermedad reumática está completamente contraindicado el tratamiento de fertilidad aunque si pueden optar a técnicas menos agresivas y con menor sobrecarga hormonal.

Insistió en que las candidatas deben advertir de su patología reumática a la hora de acudir a las clínicas de fecundación, y no lo hacen porque o desconocen los riesgos que corren o por miedo a que el ginecólogo no lleve a término el tratamiento.

La especialista explicó que en ocasiones es la propia estimulación ovárica la que pone de manifiesto la enfermedad, y subrayó que las pacientes deben ponerse en manos del reumatólogo antes de someterse a algún tratamiento para elegir el momento más adecuado, dependiendo de la enfermedad, los fármacos que tome y para saber si está indicado o no. Hay personas en las que no está contraindicado, pero siempre bajo control, afirmó.

EFE
Murcia, 23 de mayo de 2009