Actualidad Noticias Te mantenemos informado

12 Dicie 2007

En los trasplantes de células autólogas de médula ósea en casos de pseudoartrosis, la localización que más se podrá beneficiar será la tibia. Así lo cree un grupo de especialistas del Hospital Universitario Central de Asturias, que acaba de realizar una intervención de este tipo en un caso congénito con 26 años de evolución y 16 operaciones quirúrgicas previas.

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha realizado una intervención con células madre de la médula ósea del propio paciente en un caso de pseudoartrosis congénita, con 26 años de evolución y que había sido sometido ya a 16 intervenciones quirúrgicas. Los especialistas consideran que la tibia será la localización que más se beneficie de la aplicación de las células madre en traumatología.

Con esta primera intervención el HUCA ha puesto en marcha un ensayo en el que pretende incluir a 20 pacientes para comprobar la eficacia de las células mononucleares autólogas de médula ósea en pacientes con pseudoartrosis de miembros. En este ensayo participará un equipo multidisciplinar integrado por especialistas de los servicios de Traumatología, Hematología y el Laboratorio de Trasplante y Terapia Celular, además de la Coordinación de Trasplantes. El periodo de reclutamiento de pacientes se prolongará durante 24 meses y el de evaluación durante 12 meses.

Esta primera intervención ha sido realizada en un varón de 26 años de edad que nació con una fractura de tibia causante de una pseudoartrosis. La última operación a la que fue sometido se produjo en 2005 con fracaso reiterado en los tratamientos aplicados para intentar conseguir la consolidación de la fractura.

Las células madre de la médula ósea fueron obtenidas por punción en la cresta ilíaca del paciente, del que se intentan obtener entre 40 y 50 ml de médula; a partir de aquí se procede al procesado y centrifugado de las células para separar las mononucleares, de las que se obtienen entre 100 y 200 millones. Este proceso se prolonga entre tres y cuatro horas. En el laboratorio trabajan sobre la base de que una de cada 104 ó 105 células es una célula madre mesenquimal. A través de estudios de citometría y viabilidad se determina la calidad de las células obtenidas. La suspensión celular es trasladada a una jeringuilla que se lleva al quirófano.

A partir de ahí la intervención transcurre como una operación de pseudoartrosis tradicional, "que ya de por sí es una cirugía compleja", ha indicado Ignacio Fernández Bances.

"Sacamos la esponjosa del aloinjerto que vamos a colocar y a la vez inyectamos las células madre en el foco de la pseudoartrosis, que infiltramos también en la cicatriz". La idea es que estas células madre se diferencien formando hueso y favoreciendo la regeneración ósea.

Indicación
Se trata de una técnica que será aplicada únicamente cuando los tratamientos utilizados hasta ahora hayan fracasado", ha señalado Jesús Otero, coordinador de Trasplantes del HUCA. La localización en la que este tipo de tratamiento tendrá más utilidad, según los especialistas responsables del ensayo, es la tibia, que es también en la que más frecuentemente se produce la pseudoartrosis.

No obstante, el próximo paciente que será incluido en este ensayo tiene la pseudoartrosis localizada en el fémur.

Esta patología presenta una incidencia del 4,3 por ciento y unas tasas de fracaso en los tratamientos muy variables, que oscilan entre el 5 y el 40 por ciento. "Los casos más difíciles, en los que no se ha conseguido ningún tipo de resultados con las terapias estándar, son los que previsiblemente más podrán beneficiarse de la nueva técnica", ha señalado Bances.

Ha indicado igualmente que se trata de una técnica segura, que añade escasa morbilidad "y que puede ser eficaz, según han demostrado los ensayos experimentales y clínicos efectuados hasta ahora, por lo que abre un nuevo campo de actuación en ortopedia y traumatología".
Diario Médico Martes 4 de diciembre de 2007
Covadonga Díaz. Oviedo