Actualidad Noticias Te mantenemos informado

30 Mayo 2009

JAVIER CALVO CATALÁ
Jefe de la Unidad de Reumatología y Metabolismo Óseo Consorcio Hospital General
Universidad de Valencia

La Tercera Edad es un tiempo de posible vida plena. Para que esto suceda es imprescindible empezar a "estudiarse", a comprobar el estado de nuestro cuerpo. En ocasiones no sólo es llevar una vida saludable, sino atender a sintomatologías que pueden presentarse dispersas y a las que no damos importancia, quizás agobiados por asuntos que entendemos como más urgentes.


Una vida plena en este tiempo de júbilo empieza mucho antes y SALUSLP ha buscado respuestas. Una de esas nos la da el doctor Calvo Catalá, jefe de Servicio en el Hospital General Universitario de Valencia. Leamos una parte de su reflexión sobre la fibromialgia, un asunto complejo.

La fibromialgia es una enfermedad ya descrita en 1904 por el doctor Gowers y que ha recibido distintos nombres a lo largo de esta evolución en el tiempo. Siempre se ha incluido en un grupo de enfermedades reumáticas, con importante influencia de "los nervios" (reumatismo psicógeno), hasta que en 1990 el Colegio Americano de Reumatología aclara los criterios de su definición y, en 1993, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que la fibromialgia es una entidad clínica, figurando en el apartado M79 de la décima Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-10).

¿Qué es?

Se trata de una enfermedad reumatológica caracterizada por un dolor difuso, o sea, que afecta a todo el cuerpo (hemicuerpo derecho e izquierdo, por encima y debajo de diafragma, etcétera), y difícil de explicar, ya que no se acompaña de las irradiaciones típicas conocidas por los médicos y utilizadas en la exploración de los pacientes para determinar su origen. Nunca se acompaña de signos inflamatorios.

Es característico el dolor a la presión en 18 puntos, siendo necesario para su diagnóstico que el enfermo tenga positivos al menos 11 de ellos. Estos puntos se localizan en región cervical, occipucio, músculo trapecio, escápula, unión condrocostal, codo, cadera y rodillas. Es llamativa la respuesta exageradamente positiva a la mínima presión de estos puntos denominados "puntos gatillo", de forma que el paciente casi se retira ante el mínimo roce a la exploración.

Casi la totalidad de los pacientes refieren alteraciones del sueño y, sobre todo, un sueño no reparador, siendo características las frases "me levanto como si me hubieran dado una paliza" o "me levanto peor que me acosté".

Además, se acompaña el cuadro de una sintomatología muy abigarrada: cefalea, mareos, visión borrosa, hormigueos por todo el cuerpo, estreñimiento, diarrea, dolores musculares, ardores, flatulencia, etcétera, que han sido la causa de que el enfermo haya realizado un peregrinaje por múltiples especialistas hasta llegar al diagnóstico.

En resumen, es un paciente con dolor importante "en todo" y con una forma de vida muy deteriorada, trasmitiendo el problema a su entorno familiar. Ante este cuadro, lo más nefasto que le puede ocurrir al paciente es que se le diga que "no tiene ninguna enfermedad" y "que lo suyo son todo nervios", ya que la fibromialgia es una verdadera enfermedad.

¿A quién afecta?

La importancia que actualmente tiene esta enfermedad se debe al gran número de personas afectadas, calculándose en un 2% de personas mayores de 16 años, es decir, alrededor de 800.000 personas en España. En la actualidad se está describiendo cada vez en un número mayor de casos en niños. Afecta sobre todo a las mujeres (80% de casos).

En un reciente estudio efectuado en nuestro servicio, la fibromialgia constituía un 4,5% de las primeras visitas, habiendo transcurrido una media de ocho años hasta el diagnóstico correcto, con una asistencia a la consulta de una media de 3,7 especialistas por paciente (ORL, psiquiatra, digestlogo, cardiólogo, endocrino, etcétera). Un 45% de casos habían recurrido a medicinas alternativas, por desgracia, sin resultados positivos.

LAS PROVINCIAS DIGITAL
Valencia, 30 de mayo de 2009