Actualidad Noticias Te mantenemos informado

11 Marz 2009

Las terapias biológicas con inhibidores de la molécula TNF-alfa han conseguido no sólo la remisión de la artritis reumatoide, sino que en algunos casos se ha logrado la reparación de las lesiones. Las técnicas de imagen son fundamentales para poder valorar la evolución clínica.

La detección y el tratamiento precoz en la artritis reumatoide son cada vez más importantes, ya que los últimos estudios señalan que cuanto antes se inicien las terapias biológicas en los pacientes con daño articular las expectativas de remisión de la enfermedad y de reparación son mayores.

Durante el II Curso de Técnicas de Imagen en Artritis Reumatoide (IMAR), celebrado en Barcelona con el auspicio de Wyeth, se ha discutido la importancia de incorporar las herramientas de imagen como parte esencial de la valoración del paciente durante su evolución clínica, ya que existen indicios que señalan que esta práctica permite personalizar las terapias. La resonancia magnética de articulaciones periféricas, la tomografía computarizada y el multicorte con reconstrucciones tridimensionales, así como la ecografía, son técnicas que han mejorado significativamente la detección de daños, como la sinovitis, sobre todo en casos dudosos o iniciales.

Joan Maymó, responsable de la Unidad de Artritis del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar, de Barcelona, ha explicado a Diario Médico que estas técnicas han aportado una alternativa para poder visualizar las articulaciones y las lesiones con mucho más detalle que las radiografías convencionales, lo que favorece la personalización de los tratamientos. En concreto, la ecografía ofrece la posibilidad de valorar la evolución de esta patología de manera inmediata, por lo que podría ser de utilidad para ajustar las dosis y determinar si procede cambiar el tratamiento.

Terapias biológicas

Durante muchos años se pensó que las lesiones asociadas a la artritis reumatoide eran irreversibles, pero los últimos estudios han revelado que las terapias biológicas con inhibidores del TNF-alfa no sólo consiguen frenar la progresión de la enfermedad, sino que algunos pacientes alcanzan un cierto grado de reparación del daño articular.

Estos beneficios se han podido demostrar gracias al uso de herramientas de imagen como la resonancia magnética y la ecografía. Se estima que hasta un 70 por ciento de los pacientes responden al tratamiento con anti-TNF-alfa, y uno de cada tres consigue algún grado de regeneración, pero aún se desconoce por qué en el resto de pacientes no es eficaz este tratamiento.

Cambio de paradigma

Uno de los cambios recientes más importantes en el patrón terapéutico de la artritis reumatoide es la indicación de las terapias biológicas de manera precoz. Actualmente el consenso que se ha alcanzado y que se recoge en las guías de la Sociedad Española de Reumatología (SER) consiste en indicar la terapia biológica, ya sea con los anti-TNF-alfa o bien con rituximab y abatacept si el paciente no muestra signos de remisión en un plazo de tres o cuatro meses con los fármacos convencionales, que son el metotrexato y la leflunomida. "Se ha observado que cuanto antes se inicie la terapia biológica no sólo se obtienen mejores resultados inmediatos, sino que el pronóstico a largo plazo también es mejor".

El equipo del Servicio de Reumatología que dirige Jordi Carbonell en el Hospital del Mar está realizando nuevos estudios que permitirán comprobar los beneficios de usar la resonancia magnética como sistema de monitorización en el tratamiento de la artritis reumatoride y, aunque el principal objetivo es valorar la eficacia de las terapias, podría aportar datos que refuercen las ventajas de incorporar estas herramientas tecnológicas en la práctica clínica.

Atlas de la artritis reumatoide

El equipo del Servicio de Reumatología del Hospital La Paz, de Madrid, con el patrocinio de Wyeth, ha elaborado un atlas que muestra el potencial de las diferentes técnicas de imagen. En este ejemplo se observa un corte sagital del tobillo con una completa fusión entre el calcáneo y el cuboides, y la desaparición del espacio articular, y puentes de trabéculas óseas uniendo ambos huesos. En el margen posterosuperior del calcáneo aparece una banda irregular y mal definida de hiposeñal, que contacta con la cortical superior. Corresponde a una fractura de insuficiencia (estrés).


DIARIO MEDICO
Karla Islas Pieck
Barcelona 10/03/2009