Actualidad Noticias Te mantenemos informado

29 Abri 2009

Así lo ha afirmado el doctor Jaime Calvo Alén en el curso LES y Síndrome Antifosfolipídico de la Sociedad Española de Reumatología


El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) produce una aterosclerosis acelerada en los pacientes. "Podemos afirmar que las mujeres con lupus de entre 34 y 45 años presentan 50 veces más riesgo de padecer infartos de miocardio o problemas cardiovasculares con respecto al resto de la población de esa edad. Sin especificar estrato de edad, este riesgo se multiplica por 5", ha afirmado el doctor Jaime Calvo Alén, del Servicio de Reumatología del Hospital Sierrallana de Torrelavega en el curso LES y Síndrome Antifosfolipídico (SAF) de la Sociedad Española de Reumatología (SER).

Este experto ha comentado que para intentar mejorar la situación de estos pacientes las líneas de estudio que se están llevando a cabo van dirigidas a detectar, mediante técnicas de imagen, por ejemplo la ecografía carotidea, los signos de aterosclerosis subclínicos, es decir, antes de que se produzca el infarto de miocardio o cerebral. Además, en este sentido, "se está observando que hay determinados factores de riesgo: tanto los clásicos que ya conocemos -colesterol, tabaco, etc.- que lógicamente hay que controlar con más razón en los enfermos lúpicos, como otros factores probablemente relacionados con la enfermedad, como pueden ser determinados autoanticuerpos o la propia inflamación continua que conlleva la patología, que aumentan el riesgo de que se produzca un problema de índole cardiovascular".

Asimismo, el doctor Calvo Alén ha abordado en el Curso LES y SAF algunos trastornos metabólicos asociados a la presencia de determinados autoanticuerpos en el lupus y que "parece que interfieren en determinadas acciones". Por ejemplo, ha explicado que la facción HDL del colesterol que, normalmente, protege, "en el lupus pierde su capacidad de protección a causa de los mecanismos inflamatorios y autoinmunes para pasar a ser pro-aterogénico".

Este especialista ha insistido en tres pasos fundamentales a la hora de tratar un paciente con lupus: realizar un despistaje de todos los factores de riesgo que ya se conocen e intentar controlarlos al máximo e intentar mantener un buen control de la enfermedad "porque en principio parece que si la enfermedad está bien controlada disminuye el riesgo de que el proceso inflamatorio influya en la aterogénesis".

EL MÉDICO INTERACTIVO
Madrid (29-4-09)