Actualidad Noticias Te mantenemos informado

07 Junio 2013

Investigadores holandeses informan que condiciones climáticas como el sol, la temperatura y las precipitaciones no tienen impacto sobre los síntomas de la fibromialgia en mujeres. Los resultados publicados en Arthritis Care & Researcher sugieren que los pacientes pueden ser sensibles a algunos cambios en el clima de forma individual.

La fibromialgia afecta al 2 por ciento de la población mundial, principalmente a mujeres. En Estados Unidos, el ACR señala que afecta a 5 millones de personas produciendo dolor generalizado, fatiga , dolor de cabeza y desajustes del sueño. Aunque la causa de la fibromialgia sigue siendo un misterio, los estudios sugieren que los pacientes han aumentado la sensibilidad a ciertos estímulos y hasta un 92 por ciento afirman que las condiciones climáticas agravan sus síntomas.

Para profundizar en el impacto de las condiciones atmosféricas sobre el dolor y la fatiga de la fibromialgia, el equipo estudió a 333 mujeres con este síndrome. Los participantes tenían una edad media de 47 años y tenían un diagnóstico de fibromialgia durante casi 2 años, respondieron a preguntas sobre sus síntomas de dolor y fatiga durante un período de 28 días. Los investigadores obtuvieron datos sobre la temperatura, las horas de luz, las precipitaciónes, la presión atmosférica y la humedad aportados por el Real Instituto meteorológico de Países Bajos.

Los resultados indican que en un 10 por ciento de los análisis, las variables del tiempo mostraron un pequeño efecto pero significativo en los síntomas de dolor o fatiga. En un 20 por ciento de los análisis, los investigadores encontraron ciertas diferencias entre las respuestas del paciente a la intemperie, sugiriendo los síntomas de dolor y fatiga diferenciando las condiciones atmosféricas a las que se habían expuesto, el paciente sufría un gran dolor con baja o alta presión atmosférica.

Las diferencias en los síntomas individuales de respuesta a las condiciones meteorológicas no parecen estar asociadas a cualquier estado de salud demográfica, funcional o mental, ni estacional o climáticas relacionadas con estas variaciones.

DIARIO MEDICO
Redacción, 4 de junio de 2013