Actualidad Noticias Te mantenemos informado

01 Julio 2013

Según dos estudios con células madre autólogas mesenquimales procedentes de la médula ósea, trasplante autólogo reduce la inflamación y regenera el tejido afectado por la artrosis de rodilla.

El trasplante autólogo de células madre mesenquimales procedentes de la médula ósea es útil para reducir la inflamación y regenerar el tejido afectado por la artrosis de rodilla, según los resultados de los últimos trabajos dirigidos por Lluís Orozco y Robert Soler, del Instituto de Terapia Regenerativa Tisular (ITRT), del Centro Médico Teknon, en Barcelona.

Este grupo de investigación, que es el primero en España y único en Cataluña que realiza esta técnica además de uno de los referentes mundiales en este campo del conocimiento, ha demostrado que los efectos positivos de la terapia con células progenitoras para la artrosis de rodilla se mantiene a los doce meses de seguimiento, según estudio que publica la revista Trasplantation. "Y estamos viendo que la tendencia se mantiene a los 24 meses", ha afirmado Orozco en entrevista con Diario Médico.
El estudio analiza datos de 12 pacientes menores de 75 años con artrosis de rodilla de hasta cuarto grado, de los cuales 8 tenían antecedentes de tratamiento quirúrgico para dicha dolencia. A todos ellos se les extrajeron células madre mesenquimales de la médula ósea, que fueron seleccionadas y cultivadas en el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) de Valladolid y más tarde se les inyectaron en la articulación dañada.

El análisis del tejido de la rodilla por medio de resonancia magnética cuantitativa ha permitido comprobar que los pacientes ganan un 27 por ciento de calidad y cantidad de cartílago, en lugar de perder un 5 por ciento, que es lo que ocurre con la progresión natural de esta enfermedad.
"Los resultados nos han sorprendido; no era lo esperado. Pensábamos que tendría un efecto antiinflamatorio y mejoraría el dolor, pero hemos visto que además tiene un efecto regenerador".
Estos hallazgos confirman que la técnica es viable y segura, además de que ofrece un efecto antiinflamatorio y regenerador, lo que la postula como una alternativa prometedora para el tratamiento de esta patología.

Próximos pasos
Otro estudio similar de este mismo grupo de investigación realizado en colaboración con el laboratorio XCelia del Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña (BST), que está en vías de publicación, ha replicado estos resultados en un grupo de 15 pacientes menores de 65 años y con artrosis de rodilla de hasta tercer grado, sin antecedentes quirúrgicos.

Uno de los próximos retos en este campo consiste en definir cuál es la dosis óptima para conseguir los mejores resultados en estos pacientes y validar su combinación con otras técnicas terapéuticas. Hasta ahora se trabaja con una dosis de 40 millones de células caracterizadas por inyección, que es la que se ha mostrado eficaz en modelos animales ovinos.

Actualmente, estos investigadores tienen en marcha un proyecto, en colaboración con el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, que pretende comprobar la eficacia del trasplante de células madre alogénicas humanas para este tipo de tratamiento. Si los resultados son similares, se abriría la puerta para optar a este tipo de terapia a los pacientes con infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)o la hepatitis C.

También se investiga la criopreservación de estas células, para comprobar si en estas condiciones de conservación se mantienen sus propiedades y su potencial, lo que permitiría crear bancos y guardar reservas del mismo paciente para futuros tratamientos.

Este grupo de investigación está vinculado a la Red de Terapia Celular (TerCel) del Instituto de Salud Carlos III.

Nuevas líneas de investigación

La Unidad de Terapia Regenerativa del Centro Médico Teknon ha puesto en marcha otras líneas de trabajo con células madre adultas con objetivos distintos al osteoarticular. En colaboración con los Hospitales Clínicos Veterinarios de la Universidad Autónoma de Barcelona se estudia el efecto de esta terapia para mejorar la calidad regenerativa de las lesiones por sección del nervio periférico en modelos ovinos. Ademas, en colaboración con la Universidad de Zaragoza se ha puesto en marcha un estudio con un modelo animal equino para evaluar el efecto de las células madre adultas para el tratamiento de las lesiones tendinosas.

DIARIO MÉDICO
Karla Islas Pieck, Barcelona
01/07/2013