Actualidad Noticias Te mantenemos informado

31 Octu 2013

Observar la respuesta cerebral al dolor artrósico es posible con la resonancia magnética funcional (RMf). 

La técnica ha conseguido mostrar que el condroitín sulfato reduce la activación cerebral en respuesta al dolor en pacientes con artrosis de rodilla sintomática, según un estudio realizado por los servicios de Reumatología y Neuroimagen del Hospital del Mar, en Barcelona.

"La RMf ha mostrado ser una técnica válida para objetivar la artrosis. Localizamos cambios vasculares en respuesta al dolor, sin necesidad de preguntar al paciente", explica Jordi Monfort, autor principal del trabajo y reumatólogo del Hospital del Mar.

El ensayo en fase IV ha incluido a 64 pacientes, de los cuales fueron evaluables 49: de ellos, 22 en el grupo tratado con 800 mg del fármaco y 27, en el grupo placebo. En las sesiones aplicaron presión en la superficie de la rótula y en la interlínea medial de los participantes para provocar el dolor; a los cuatro meses de tratamiento, observaron que el fármaco actuaba en la sustancia gris periacueductal, que se encuentra en la parte posterior del encéfalo, y en las áreas somatosensorial, correspondiente a la pierna, y motora de la corteza cerebral. "La sustancia gris periacueductal es clave en la actuación del dolor, y los pacientes con condroitín son capaces de modular el dolor a través de esa zona".

La eficacia del fármaco se reflejó en la sesión de presión en la rótula, que tiene repercusión directa en el cartílago, pero no se encontraron efectos en la presión en la interlínea. Los resultados muestran la utilidad de la RMf para valorar a unos pocos pacientes. "Es un termómetro colectivo eficaz. Cada vez se van a tomar más decisiones en función de ella".

En cuanto al fármaco, Monfort explica que funciona como respuesta al estímulo doloroso cuando el cartílago está preservado, es decir, en fases iniciales. "El paciente idóneo es aquel con dolor moderado, artrosis inicial y fenómeno inflamatorio. Se piensa que un estímulo en la rodilla provoca que el cerebro consuma oxígeno y origine un retorno venoso, pero no es así:al captar que se consume oxígeno, aporta sangre oxigenada, pues cuenta con una reserva funcional y el retorno venoso es hiperoxigenado. Al aumentar la presión, podemos medirlo".

DIARIO MÉDICO
Ester Crespo
Madrid, 28/10/13