Actualidad Noticias Te mantenemos informado

14 Junio 2007

Los reumatólogos están depositando cada vez más su confianza en las tecnologías de la imagen para el diagnóstico de una amplia variedad de problemas reumatológicos. Uno de ellos es la aplicación de la resonancia magnética a la valoración de inicio y de seguimiento de la artritis reumatoide, ha afirmado Donald Resnik, de la Universidad de San Diego.

La resonancia magnética (RM) permite evaluar el grado de inflamación de la membrana sinovial, asociada a la destrucción del hueso y el cartílago en la artritis reumatoide (AR) de inicio y durante el seguimiento de la enfermedad, una aplicación que está experimentando un notable crecimiento.

Así lo ha destacado Donald Resnick, de la Universidad de California en San Diego, y Pere Barceló, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital del Valle de Hebrón, de Barcelona, y coordinador de un curso sobre imagenología aplicada al diagnóstico de las enfermedades reumatológicas.

Esta reunión, celebrada en Sitges, ha sido organizada por dicho servicio de reumatología con el patrocinio de Schering Plough, Wyeth y Laerdal, y ha contado con la presencia de 700 especialistas en Sitges (Barcelona).

Aunque cuenta con una organización distinta, esta cita de reumatólogos podría considerarse el preludio del Congreso Anual de la Liga Europea de Reumatología (Eular), que empieza hoy en Barcelona con la asistencia de más de 12.000 profesionales de todo el mundo.

"Los reumatólogos confían cada vez más en los estudios de imagen para el diagnóstico y toma de decisiones terapéuticas para una gran variedad de problemas reumatológicos. Nuestro objetivo es mostrarles cuáles son los métodos de imagen existentes, cómo usarlos y ayudar al reumatólogo a decidir cuáles son los más apropiados en cada caso", ha manifestado Resnick, uno de los cuatro ponentes principales invitados al curso de Sitges, junto con Murray Dalinka, Jeremy Kaye y Barbara Weissman.

Retos
Según Resnick, considerado el gran sabio mundial en este campo, uno de los principales retos que se vislumbran en relación con las tecnologías del diagnóstico por la imagen es el diseño de equipos menos costosos. Sin embargo, el diseño de equipos portátiles de RM, muy extendidos en Estados Unidos y apenas en España, con esta pretensión de abaratar los costes, ha tenido como contrapartida una pérdida en la calidad de las imágenes que hace difícil la evaluación por parte del radiólogo, han explicado Resnik y Barceló.

Cabe recordar que cuanto mayor es el tamaño del magneto de la RM, más potencia de resolución tiene la imagen.

En esos equipos, el tamaño del magneto se reduce, de modo que se obtiene una imagen más pequeña y de peor calidad. Estos equipos, que se han introducido en muchas consultas privadas de Estados Unidos, teóricamente podrían ser de gran utilidad en zonas aisladas y de difícil acceso, al proporcionar imágenes de RM de forma rápida sobre rotura de tendones o articulaciones, ha puesto como ejemplo Barceló. Y harían posible el desplazamiento hasta el paciente -y no a la inversa- para realizar la exploración y a un menor coste. Sin embargo, la realidad está evidenciando que hoy por hoy estos equipos aún requieren mejoras técnicas para aportar imágenes más resolutivas, han explicado los expertos.

Junto a ese reto, otro no menos importante es la extensión de equipos híbridos de tres dimensiones, que aúnen tomografía computarizada y resonancia magnética, para ayudar a la planificación quirúrgica.

Contrastes
Y, finalmente, otra de las tendencias que se observa es el uso cada vez más extendido de contrastes, como el gadolinio, para potenciar la visión de las partes blandas que se quieren visualizar con la RM. Estos contrastes no son tóxicos y previamente hay que asegurarse de que el paciente no tenga alergia. Estos contrastes permiten hacer el diagnóstico diferencial de la artritis séptica.

LOS ANTI-TNF PODRÍAN EVITAR CIRUGÍAS
La irrupción de las terapias biológicas en reumatología (anti-TNF) hace pocos años podría conducir a un cambio estratégico en el control de las enfermedades crónicas inflamatorias, a juicio de Pere Barceló. Estas terapias permiten controlar la aparición de erosiones en las articulaciones y modificar el curso de enfermedades como la artritis reumatoide (AR), hasta tal punto que en unos años Barceló piensa que quizás sea factible evitar la cirugía sustitutiva articular. En España hay entre 250.000 y 300.000 personas con AR, de las cuales una proporción importante es posible que acabe precisando una prótesis sustitutiva articular para evitar la invalidez. El triunfo de las terapias farmacológicas sobre la cirugía ya se ha producido en el caso de otras patologías como la fiebre reumática, que en países desarrollados puede tratarse con antibióticos, o la úlcera de estómago, causada por el Helicobacter pylori, gracias al omeprazol, ha recordado Barceló. Por lo tanto, no es descabellado pensar que el enfoque terapéutico cambie en la AR.

El uso de equipos híbridos (TC y RM), de contrastes y la mejora de la RM portátil son tres importantes retos en las tecnologías de la imagen.

DIARIO MEDICO, 14 de Junio de 2007

Patricia Morén. Barcelona