Actualidad Noticias Te mantenemos informado

05 Octu 2010

Los cambios en el nivel de oxígeno que se detectan en el retorno venoso de determinadas áreas del cerebro permiten medir el grado de dolor que tiene un paciente, lo que es de gran utilidad para valorar el impacto del tratamiento en los pacientes con artrosis.

La resonancia magnética funcional es útil para medir el dolor de manera objetiva en los pacientes con artrosis, según se desprende de los últimos trabajos de investigación realizados en el Servicio de Reumatología y el Servicio de Neuroimagen del Hospital del Mar, de Barcelona, que se han presentado durante la III Reunión Internacional de Artrosis, organizada por el Parque de Salud Mar.

Joan Deus, de la Unidad de Investigación de Resonancia Magnética del CRC Mar, ha explicado que esta técnica consiste en detectar los cambios en la oxigenación de la sangre durante el retorno venoso de determinadas áreas del cerebro que se activan cuando un paciente presenta dolor.

Hasta ahora las únicas herramientas de las que disponían los clínicos para valorar a estos enfermos se basaban en escalas subjetivas que son sensibles a factores como el estado anímico del paciente o el efecto placebo, según ha explicado a Diario Médico Jordi Monfort, médico adjunto y coordinador de investigación en el Servicio de Reumatología del Hospital del Mar.

ANTECEDENTES

Este grupo de investigación es pionero en el estudio de los cambios cerebrales asociados al dolor y su exploración por medio de técnicas de la imagen. En trabajos previos, ya habían identificado las regiones cerebrales que se activan cuando los pacientes con fibromialgia refieren sufrir dolor en respuesta a la aplicación de un estímulo mecánico sobre su dedo pulgar (ver DM del 7-I-2009).

Monfort ha comentado que estos hallazgos, además de tener una utilidad diagnóstica, ponen sobre la mesa una nueva vía para valorar los efectos de los fármacos sobre estos pacientes más allá de su propia percepción, por lo que pueden servir para diseñar nuevos trabajos de investigación en este sentido.

Además, durante la jornada científica se han expuesto otras novedades relacionadas con la artrosis, entre las que destaca la línea de investigación encabezada por Jean-Pierre Pelletier, de la Unidad de Osteoartritis del Hospital Universitario de Montreal (Canadá), que estudia la membrana sinovial. Su principal hipótesis se centra en que la valoración de esta membrana por medio de resonancia magnética tiene un valor pronóstico y permite medir el impacto de fármacos, como los AINE y los sysadoas, sobre los enfermos.

DIARIO MEDICO
29 de septiembre de 2010