Actualidad Noticias Te mantenemos informado

15 Julio 2009

La obesidad, entre otros factores, está sólidamente asociada con el incremento del riesgo de rápida degeneración del cartílago, según los datos que publica el último número de Radiology.

El cartílago tibio-femoral es un tejido conectivo flexible que cubre y protege los huesos de la rodilla. Sus lesiones suelen provenir de desgaste natural del paso de los años, de una rotura o del desarrollo de enfermedades como la artrosis. De hecho, esta patología es la más frecuente forma de artritis que, en casos severos, es causa de dolor e incapacidad funcional.

La identificación precoz de los factores de riesgo que promueven la destrucción progresiva del cartílago de la rodilla es una de las mejores formas de prevención de las discapacidades posteriores. Por ello, el equipo investigador se ha centrado en el estudio demográfico, mediante el uso de la resonancia magnética, de los factores de riesgo que entrañan peligro de pérdida progresiva y rápida de cartílago.

Sólido predictor
"El índice de masa corporal (IMC) es uno de los factores que pueden predecir el futuro riesgo de lesión cartilaginosa", según Frank Roemer, profesor y codirector del Departamento de Radiología de la Universidad de Boston (Estados Unidos) y uno de los autores del estudio.

Incremento valorable
Los investigadores, que han contado con la colaboración del Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos, han estudiado de forma prospectiva a 3.026 personas con edades comprendidas entre los 50 y los 79 años y reclutadas del Estudio Multicéntrico de Artritis. Todas presentaban riesgo de osteoartritis o signos radiológicos tempranos de enfermedad. "Para cada punto de aumento en el IMC, la proporción de daño cartilaginoso se incrementaba en un 11 por ciento. La pérdida no se asociaba de manera tan directa a factores como la edad, el sexo o la raza", ha indicado Roemer.

Las lesiones meniscales eran las primeras que se percibían con las imágenes de RM en personas con exceso de peso, seguidas de sinovitis y derrame sinovial. "La obesidad es uno de los pocos factores establecidos de riesgo de artrosis. De hecho, el elevado peso corporal puede ser uno de los más importantes factores de progresión de la enfermedad", concluye Roemer.

DIARIO MÉDICO
Nueva York
Miércoles, 15 de julio de 2009