Actualidad Noticias Te mantenemos informado

14 Novi 2013

Un nuevo estudio de cohortes de base poblacional realizado por el Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol y la Universidad de Oxford, y presentado en el Congreso de Academia Americana de Reumatología, de San Diego, concluye que más del 50 por ciento de los pacientes diagnosticados de artrosis presentan hipertensión arterial y casi el 20 por ciento diabetes tipo 2 en el momento del diagnóstico.

Además, la proporción de pacientes afectados es aún mayor entre los que toman fármacos antiinflamatorios o inhibidores de la COX-2, con un potencial efecto sobre el riesgo cardiovascular. "No obstante, la percepción del riesgo asociado al uso de antiinflamatorios e inhibidores de la COX-2 sobre el riesgo cardiovascular es baja", según Daniel Prieto Alhambra, de la Universidad de Oxford, y principal autor del estudio, presentado en el simposio Pronóstico y tratamiento de la artrosis de rodilla, organizado por Bioibérica Farma y que forma parte del programa educativo del congreso americano de Reumatología.

Polimedicados

Otro de los datos que se reflejan en el trabajo es que el 75 por ciento de los pacientes toman dos o más fármacos durante el primer año después del diagnóstico de artrosis. Concretamente,un 25,5 por ciento ingiere dos fármacos y un 54 por ciento tres o más. "Estas cifras sugieren que, a menudo, los pacientes artrósicos están polimedicados. Además, hemos observado que la mayoría tienen una baja adherencia y cumplimiento".

DIARIO MÉDICO
Redacción
Madrid, 04/11/13