Actualidad Noticias Te mantenemos informado

17 Novi 2011

La realidad de la osteoporosis es que existe un gran desconocimiento del manejo de la patología y que afecta al 35 por ciento de las mujeres mayores de 50 años.

La realidad de la osteoporosis es que existe un gran desconocimiento del manejo de la patología y que afecta al 35 por ciento de las mujeres mayores de 50 años, apunta Carmen Valdés y Llorca, presidenta de Semergen- Madrid y médico de Familia en el Centro de Salud Miraflores, en Alcobendas (Madrid).

Además, la obligación de preservar la sostenibilidad del sistema sanitario recae en la atención primaria, por lo que hay que asumir la limitación de recursos. Por eso, Valdés y Llorca cree que hay que tratar sólo a los pacientes con fracturas y a los de alto riesgo de fractura. Además, en el diagnóstico hay que tener en cuenta que los factores de riesgo potentes son los antecedentes personales de fractura, los antecedentes familiares, los tratamientos con glucocorticoides y la tendencia a las caídas. "Empleamos la herramienta FRAX, pero tiene el inconveniente de que no puede utilizarse en mujeres premenopáusicas ni en hombres menores de 50 años", apunta Carmen Valdés. Se basa en los criterios densitométricos establecidos por la OMS.

La especialista añade que la mejor opción terapéutica de la osteoporosis es el alendronato con la vitamina D.
Por su parte, José Herrero Roa, médico de familia del Centro de Salud Comuneros, en Burgos, resalta que, a pesar de que las enfermedades reumáticas constituyen la primera causa de invalidez permanente y la tercera de incapacidad laboral transitoria, paradójicamente no está concebida como una patología relevante a nivel social, médico o económico.

Durante muchos años, la artrosis ha sido percibida como un mal inevitable asociado al envejecimiento y al desgaste físico.

Pero la realidad es muy diferente, afirma Herrero Roa, ya que esta patología afecta a jóvenes deportistas, trabajadores, mujeres menopáusicas, personas con sobrepeso y jubilados, entre otros, empeorando seriamente su calidad de vida.

"Por otra parte y gracias al conocimiento que vamos teniendo de la biología molecular y celular, así como del funcionamiento del sistema nervioso, los tratamientos de la artrosis presentan varias posibilidades que nos alientan hacia un futuro menos pesimista".

MEDIDAS PREVENTIVAS

En concreto, estas posibilidades consisten en medidas preventivas higiénico-dietético-posturales, tratamiento analgésico-farmacológico con antinflamatorios como los clásicos AINE o los más modernos Coxib, analgésicos potentes y fármacos que se utilizan en neurología (antidepresivos, antiepilépticos, corticoides) los llamados condroprotectores (medicamentos protectores de la articulación como el condroitín sulfato, el sulfato de glucosamina, la diacereína y el ácido hialurónico), una gran variedad de tratamientos rehabilitadores y los tratamientos quirúrgicos como ultimo recurso.

DIARIO MEDICO
Ester Crespo
Oviedo, 7 de noviembre de 2011