Actualidad Noticias Te mantenemos informado

26 Julio 2013

Un estudio ha determinado que el exceso de grasa en el hígado y en el músculo es un factor de riesgo para la pérdida ósea. Los resultados han sido publicados en Radiology.

Los investigadores hallaron que las personas con mayores niveles de grasa en el hígado, la sangre y el tejido muscular también tienen altas cantidades de grasa en la médula ósea, sufriendo riesgo de osteoporosis.

La autora del estudio, Miriam A. Bredella del Hospital General de Massachusetts (EEUU) ha dicho que "se creía que la obesidad ayudaba a no desarrollar pérdida ósea, con el estudio hemos demostrado que esto no es cierto".

Bredella y su equipo utilizaron la espectroscopia de resonancia magnética de protón (RME), una técnica que permite una medición precisa de la grasa. Examinaron a 106 hombres y mujeres, de edades comprendidas entre los 19 y los 45 años, cuya masa corporal estaba por encima de la media, pero por lo demás estaban sanos.

Los resultados de la RME mostraron que las personas con más grasa en el hígado y el músculo tenían una mayor sobrecarga de grasa en la médula ósea, independientemente del hábito de ejercicio, la edad y el índice de masa corporal. El colesterol HDL, asociado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca, fue inversamente asociado con el contenido de grasa de la médula ósea.

Otro de los hallazgos del estudio, es que los altos niveles de grasa de la médula ósea incrementan el riesgo de fractura.

Los triglicéridos tienen una correlación positiva con la grasa de la médula ósea, posiblemente porque estimulan los osteoclastos.

Se necesitan más investigaciones para aclarar el mecanismo de esta diferenciación de células madre. Bredella señaló que las moléculas de señalización celular denominadas citocinas, son conocidas por promover la conversión de células madre en grasa.

DIARIO MÉDICO
Redacción
16/07/2013