Actualidad Noticias Te mantenemos informado

03 Mayo 2012

La presentación del Congreso Mundial de Artrosis, organizado por la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis (Oarsi), que se celebra en Barcelona, ha puesto de manifiesto que las investigaciones genéticas son la gran esperanza para las personas con artrosis.

La artrosis es una enfermedad inflamatoria crónica causada por la degeneración del cartílago articular. Se estima que aproximadamente el 10 por ciento de la población la sufre. Es decir, casi cinco millones de personas en España ven cómo sus rodillas, manos, pies o caderas fallan. Se trata de una dolencia que puede ocasionar mucho dolor físico y sufrimiento psicológico a aquellas personas que la padecen. En muchos casos se produce un descenso importante de la calidad de vida de los afectados.

No hay que olvidar los costes económicos de la enfermedad, que se estiman en unos 4.700 millones de euros al año en España. Como ha señalado Eduardo Úcar, presidente de la Sociedad Española de Reumatología, durante la presentación del Congreso Mundial de Artrosis, "más del 80 por ciento de las personas mayores de 60 años sufren esta enfermedad, que, además, es la primera causa de invalidez permanente".

PERSPECTIVAS

Más de 1.300 expertos de todo el mundo se reúnen estos días en Barcelona en el marco del Congreso Mundial de Artrosis para compartir las principales novedades en la investigación, diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. En la actualidad no hay un tratamiento que permita curar la artrosis. Fisioterapia, bajar de peso, cambiar hábitos de vida o las prótesis son las principales estrategias para paliar los efectos de la enfermedad.

A pesar de ello, Linda Sadell, presidenta de la Oarsi, se ha mostrado optimista: "Esperamos que en los próximos diez años mejore el tratamiento de la artrosis". Además, ha puesto el énfasis en el que, a su juicio, debe ser el principal objetivo de los investigadores: "Estudiar los genes de las personas que sufren artrosis, pero también los genes de las personas que no padecen la enfermedad".

Y es que, aunque en la artrosis son de gran importancia factores como el sexo (la padecen más las mujeres) o la edad, se ha comprobado que tiene una base genética que podría suponer el 60-70 por ciento de la susceptibilidad a padecerla.

Por eso, como ha señalado François Rannu, del Hospital Cochin, de París, "habrá numerosas comunicaciones en el congreso que estarán centradas en los avances en las investigaciones genéticas de la enfermedad".

En este sentido, Francisco Blanco, presidente del Comité de Investigación y Formación de la Oarsi, ha querido destacar la ponencia en la que Gilbert Omenn, director del Centro de Medicina Computacional y Bioinformática de la Universidad de Michigan, "hablará del proyecto en el que intenta identificar todas las proteínas que se codifican en el cuerpo humano, y de cómo este proyecto [el proteoma] puede ser útil para el estudio de la artrosis".

Asimismo, también ha señalado que muchas de las ponencias que acogerá el congreso se referirán al tratamiento de la enfermedad. En este apartado se incluirán, por ejemplo, las estrategias de bloqueo de dianas terapéuticas para frenar la progresión de la artrosis.

DIARIOMEDICO
José Andrés Rodríguez
Barcelona, 27 de abril de 2012