Actualidad Noticias Te mantenemos informado

25 Mayo 2010

La uveítis anterior aguda recidivante, sobre todo cuando se asocia a HLA-B27, parece ser una forma temprana de espondiloartritis. La ecografía podría ayudar a detectar precozmente la enfermedad articular, según un trabajo premiado por la Sociedad Española de Reumatología.

Los pacientes con uveítis anterior aguda recidivante sin aparente enfermedad articular, en realidad son una forma precoz de espondiloartritis, sobre todo si tienen positivo el antígeno de histocompatibilidad HLA-B27. Esta conclusión, que supone un avance en el diagnóstico precoz de la enfermedad reumatológica, se desprende de un estudio dirigido por Santiago Muñoz Fernández, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes (Madrid), y publicado en Arthritis & Rheumatism.

Los pacientes con la patología ocular más el antígeno tenían ecografías similares a las de los pacientes diagnosticados de la enfermedad articular.
La investigación, que comenzó en marzo de 2007 cuando el reumatólogo trabajaba en el Hospital Universitario La Paz, de Madrid, ha recibido hoy el premio a una de las Mejores Publicaciones de 2009, otorgado por el Comité Científico de la Sociedad Española de Reumatología, coincidiendo con la celebración de su XXXVI congreso nacional, que se inaugura hoy en Tarragona.

Según el reumatólogo, "la uveítis anterior aguda recidivante es muy característica en los pacientes que tienen espondiloartritis. De hecho, este tipo de enfermedad ocular es la manifestación extraarticular más común de la enfermedad reumatológica. Sin embargo, más de la mitad de los que tienen la enfermedad ocular no presentan asociada la enfermedad reumatológica". Precisamente, los pacientes que han sido objeto de estudio en el trabajo premiado son los que tenían uveítis anterior aguda recidivante idiopática, es decir, en los que no se había detectado nunca una enfermedad articular asociada.

INDICE MASEI

"Aplicamos el índice ecográfico de entesis de Madrid (Masei) a pacientes que tienen la enfermedad ocular pero que aparentemente no tienen la patología reumática. Dividimos a los 100 participantes en cinco grupos: un grupo control de pacientes con espondiloartritis ya diagnosticada, otro formado por pacientes control que tenían otros tipos de uveítis que no eran características de esta enfermedad y un tercer grupo control de personas sanas. Los comparamos con los dos grupos de estudio: el de pacientes con uveítis anterior aguda recidivante que tenían positivo el antígeno HLA-B27 y el de los que tenían la enfermedad ocular con HLA-B27 negativo".

Si la espondiloartritis se diagnostica precozmente, con ecografía, se puede tratar antes y así se puede evitar el deterioro funcional.
Así, los investigadores observaron que los pacientes con la patología ocular más el antígeno tenían resultados ecográficos - de los tendones en codos, rodillas y talones - similares a los de los pacientes que ya estaban diagnosticados de la enfermedad articular. ""Esto significa que parece que los pacientes con espondiloartritis podrían debutar por el ojo".

Muñoz Fernández ha puntualizado que las ecografías fueron realizadas en 1.200 localizaciones tendinosas de los 100 sujetos por dos ecografistas reumatólogos que no conocían los diagnósticos (método ciego). Además, a todos los pacientes con enfermedad ocular se les realizó un protocolo de estudio clínico, radiológico y analítico que descartó, aparentemente, la presencia de la espondiloartritis.

El índice Masei, desarrollado por ecografistas de los hospitales La Paz, Puerta de Hierro, Leganés, Móstoles y de la Fundación Jiménez Díaz, valora el grosor de la entesis, su estructura, la presencia de calcificaciones y proliferación de hueso cortical, erosiones, inflamación de la bursa y señal Power Doppler en seis localizaciones (fascia plantar proximal, tendón de Aquiles distal, ligamento rotuliano proximal y distal, cuádriceps distal y tendón del tríceps braquial) bilateralmente. Este índice había sido validado anteriormente, fijando el punto de corte (puntuación que mejor discrimina a los pacientes con espondiloartritis de los controles) en 18 puntos.

En el trabajo coordinado por Muñoz Fernández también han participado Eugenio de Miguel y Emilio Martín-Mola, del Servicio de Reumatología de La Paz; Tatiana Cobo-Ibáñez, del Servicio de Reumatología del Hospital Infanta Sofía; Rosario Madero, de la Unidad de Investigación de La Paz;;Antonio Ferreira, del Servicio de Inmunología de La Paz, y M. Ventura Hidalgo y Armelle Schlincker, del Servicio de Oftalmología de La Paz.

"Nuestra hipótesis es que si la espondiloartritis se diagnostica precozmente, mediante ecografía, se puede tratar antes y así se lograría la meta final: que no haya deterioro funcional. En España se están haciendo muchos esfuerzos en esta línea", ha concluido Muñoz.

DIARIO MEDICO
19 de mayo de 2010