Actualidad Noticias Te mantenemos informado

26 Novi 2014

La actividad de baja intensidad junto a electroestimulación elevan la masa muscular, según un estudio español en Experimental Gerontology

Uno de los principales efectos de la edad es la pérdida progresiva de masa y fuerza muscular en las extremidades inferiores, lo que tiene importantes consecuencias funcionales en las actividades cotidianas, reduciendo la independencia y elevando el riesgo de caídas y hospitalizaciones.
 Por ello es importante estudiar posibles actividades beneficiosas sin comprometer su salud y seguridad. Un equipo del Grado en Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU-UCH), de Valencia, ha evaluado por primera vez los efectos de la combinación del ejercicio de baja intensidad y la electroestimulación neuromuscular, que provoca contracciones musculares con impulsos eléctricos en una forma de ejercicio activo asistido.

La investigación, que se publica en Experimental Gerontology, ha concluido que el ejercicio moderado o de baja intensidad mejora la masa muscular y la autonomía de mayores en sus actividades cotidianas y, combinado con técnicas de electroestimulación activa, mejora la masa muscular del recto anterior del cuádriceps en un 42 por ciento.

El estudio se ha realizado durante cuatro meses con un grupo de 89 ancianos, de entre 75 y 96 años, que vivían en residencias de mayores y con capacidad para realizar actividades cotidianas con independencia. Se han dividido en tres grupos para realizar distintos tipos de ejercicios de extensión de la rodilla de baja intensidad.

El primer grupo, con contracción voluntaria del músculo; el segundo, con electroestimulación neuromuscular; y el tercero, con la combinación de ambas. Los ejercicios de extensión de la rodilla permitieron comprobar los efectos de estos tres tipos de actividad de baja intensidad en el músculo recto anterior.

Según ha explicado a DM Vicent Benavent, codirector del trabajo, "el estudio se centra en la musculatura responsable de la extensión de rodilla debido a su importancia en la deambulación, la movilidad y la capacidad para realizar actividades diarias, como subir y bajar escaleras. El músculo recto anterior, el más superficial de los cuatro músculos que conforman el cuádriceps, fue elegido para el estudio gracias a su accesibilidad para el análisis con ultrasonografía, lo que nos permitió evaluar el grado de mejora en el volumen muscular después de la realización de 16 semanas de ejercicio a baja intensidad".

MEJOR MASA MUSCULAR

Las evaluaciones con ultrasonografía han permitido comprobar que, mientras que los dos primeros grupos registraron una mejora de la masa muscular de un 16 y un 30 por ciento respectivamente, el grupo que combinó los ejercicios obtuvo un incremento de masa muscular en el recto anterior del 42 por ciento. Además, mejoraron sensiblemente su movilidad general.

Pedro Rosado, profesor de Fisioterapia de la CEU-UCH y codirector de estudio, ha expuesto que la movilidad "se evaluó con la prueba Timed Up-and-Go Test, para conocer el tiempo que necesitaban para levantarse de una silla, caminar una distancia de tres metros y regresar a sentarse lo más rápido posible. La prueba ha demostrado ser válida para evaluar la movilidad general en mayores".

MÁS BENEFICIOS

Benavent ha añadido que, "aunque todos los grupos que realizaron ejercicio mejoraron su masa muscular, los mejores resultados se produjeron en el grupo que combinó los voluntarios de baja intensidad con la electroestimulación, una combinación evaluada por primera vez a nivel mundial en esta investigación". Este grupo fue el que mejoró en mayor medida su condición física y su capacidad para realizar de forma independiente actividades de la vida diaria.

Rosado ha hecho hincapié en que "este tipo de ejercicio es seguro, accesible y fácil de seguir para las personas mayores, paliando los efectos de la edad en su condición física". Además, frente al ejercicio físico intenso, "la práctica de esta actividad es más fácil de promover entre las personas mayores y reduce el riesgo de lesión".

FUTUROS ESTUDIOS DEL GRUPO

Vicent Benavent ha explicado que las futuras líneas de trabajo del Grupo de Investigación en Fisioterapia de la CEU-UCH "las estamos realizando en estudios con población mayor de 65 años. En estas líneas buscamos la mejora de la funcionalidad de los participantes con programas de actividades en grupo dirigidas por un fisioterapeuta y apoyadas con vídeos que facilitan la comprensión y la correcta realización de los ejercicios". Otra de las líneas activas y a la que dedican gran interés es al estudio de los programas de ejercicios en el domicilio, "esperando obtener no sólo una mejora física, sino también un cambio de conducta que permita integrar el ejercicio físico en el día a día de la población mayor".

DIARIO MÉDICO
Enrique Mezquita
Valencia, 10 de noviembre de 2014