Actualidad Noticias Te mantenemos informado

21 Mayo 2009

Además de sus problemas de corazón, muchos pacientes coronarios sufren también artritis, un trastorno que provoca dolor e hinchazón en las articulaciones. Esta dolencia podría dificultar la práctica de ejercicio en estos enfermos, según sugiere un artículo publicado en 'JAMA'.

El trabajo, realizado por los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses (CDC en sus siglas en inglés), muestra que el dolor en rodillas, tobillos o codos -o incluso el temor a volver a sufrirlo- podría ser "una barrera poco reconocida" para la realización de una actividad física entre enfermos coronarios.

Según las estimaciones del organismo sanitario estadounidense, basadas en un sondeo realizado entre 2005 y 2007, el 57,4% de los enfermos cardiovasculares padece también artritis. En cambio, entre la población general, este porcentaje se reduce al 27,4%.

La probabilidad de sedentarismo o de una práctica de ejercicio escasa es hasta un 30% más alta entre los pacientes coronarios que también tienen dolor en las articulaciones, siempre según los datos del CDC.

Una 'barrera adicional'
"Nuestros análisis sugieren que la artritis podría ser una barrera adicional para aumentar la práctica de ejercicio entre los enfermos de corazón", comentan los autores de este trabajo, quienes reclaman a profesionales sanitarios y agencias de salud que ayuden a los afectados a superar estas barreras a través de recomendaciones y consejos prácticos.

"Existen numerosos programas de ejercicio apropiados para adultos con enfermedad coronaria y artritis", señalan los autores. "Además, algunas actividades autodirigidas de bajo impacto, como caminar, nadar o andar en bici, también son recomendables para personas con estos trastornos", añaden.

"Aumentar la actividad física resulta beneficiosa para las personas con artritis, problemas cardiovasculares o ambas condiciones ya que se mejora la función física y se consigue bajar la tensión arterial y los niveles de colesterol en sangre", recuerdan.


ELMUNDOSALUD.COM
Cristina G. Lucio
Madrid, 21 de mayo de 2009