Actualidad Noticias Te mantenemos informado

27 Marz 2009

La artritis reumatoide afecta en España a más de 200.000 personas. Esta patología crónica y degenerativa es una gran desconocida para la sociedad a pesar de que su incidencia supone el 0,5 por ciento de la población y de que se ha convertido en la causa más frecuente de incapacidad potencialmente reversible en occidente.


Según los resultados del Estudio Psicosocial Vivir con Artritis Reumatoide, realizado por Conartritis (Coordinadora Nacional de Artritis), con la colaboración de Roche, el 83 por ciento de los entrevistados desconocía que era la patología antes del diagnóstico, momento en el que los pacientes la relacionan con una enfermedad más o menos agresiva en función del dolor y los síntomas que han padecido. Se han realizado un total 60 entrevistas, estimando un universo aproximado de 250.000 afectados.

Demora diagnóstica

El diagnóstico de esta patología suele demorarse y provocar que el paciente visite a varios especialistas. Sin embargo, se ha avanzado mucho en el diagnóstico precoz gracias a una mejor formación e información del médico de primaria, según afirma Rosario García de Vicuña, presidenta de la Sociedad Española de Reumatología. Actualmente la media de tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico por el reumatólogo es de dos meses.

"Recibir el diagnóstico de este tipo de enfermedad, con la que se ha de convivir toda la vida y a la que tendremos que irnos adaptando supone un gran impacto emocional", explica Antonio Torralba, presidente de Conartritis. El paciente inicia un proceso de asunción de la enfermedad, aunque el 88 por ciento de los entrevistados reconoce haberla aceptado, el 67 por ciento de los mismos afirma que su carácter cambió, y el 32 por ciento que a raíz de la detección se considera una persona más seria o triste.

Según García de Vicuña, "no es una patología muy conocida, por lo que antes del diagnóstico muchos pacientes viven en la incomprensión", ya que la repercusión en la esfera familiar y social es muy importante. "La calidad de vida de los pacientes se ve muy deteriorada. En el 65 por ciento de los casos el dolor es el aspecto que más afecta a los encuestados, seguido del cansancio señalado por el 62, y la pérdida de funcionalidad en un 60 por ciento de los casos", dice Torralba.


DIARIO MÉDICO
I. Gallardo Ponce
26/03/2009