Actualidad Noticias Te mantenemos informado

30 Junio 2009

Emprender un programa deportivo supervisado puede generar efectos beneficiosos en las funciones físicas y funcionales, así como reducir la necesidad diaria de corticoesteroides e inflamatorios en los pacientes diagnosticados con artritis reumatoide. Además el ejercicio mejora los niveles de depresión y ansiedad.

Así lo confirma una investigación realizada por científicos del Instituto Portugués de Reumatología que se ha presentado en el Congreso Anual Europeo contra el Reumatismo en Copenhague, Dinamarca.

El director de la investigación, Miguel Sousa, ha explicado que "cuando las articulaciones están entumecidas los pacientes no eligen realizar un programa de ejercicios físicos. Sin embargo, nuestras investigaciones demuestran que la actividad aeróbica moderada tiene muchos efectos beneficiosos para la salud física y mental de los afectados".

Para el estudio los científicos elaboraron un programa de tres meses que incluía sesiones con una duración de 50 a 60 minutos de ejercicios aeróbicos tres veces por semana. Para ello tomaron una muestra de ocho pacientes que no realizaban deporte regularmente y con edades comprendidas entre los 46 y los 71 años. Los participantes estaban en una fase estable de la enfermedad.

Los resultados del estudio demostraron que los beneficios no estaban limitados a mejorar la calidad de vida de los pacientes, sino que también estaban asociados a la estabilización de la patología. "Es muy importante que los facultativos orienten a los pacientes con artritis reumatoide y les motiven para que inicien un programa deportivo supervisado que se adapte a sus condiciones físicas", afirma Sousa.

DIARIO MEDICO
Copenhague
30 de junio de 2009