Actualidad Noticias Te mantenemos informado

09 Octu 2012

Los sujetos con HLA-B27 positivos que son además portadores de ciertas variantes de ERAP1 tienen un riesgo de desarrollar espondilitis anquilosante aproximadamente un 30 por ciento más alto que los individuos que no las llevan.

El grupo de José Antonio López de Castro, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid, ha caracterizado el mecanismo de interacción funcional entre los dos factores principales que predisponen a la espondilitis anquilosante.

El trabajo, que se publica en Molecular and Cellular Proteomics, establece el papel fundamental de los péptidos presentados por el antígeno de histocompatibilidad HLA-B27 al sistema inmune en la patogenia de esta enfermedad.

Se estima que en la población española actual más de 150.000 personas padecen, o desarrollarán durante su vida, espondilitis anquilosante. "Dicha enfermedad está determinada por múltiples genes y el principal, con mucho, es el que codifica para HLA-B27, una proteína que expresa entre el 4 y el 8 por ciento de la población europea, pero presente en el 90 por ciento de los pacientes", explica José Antonio López de Castro.

DIFERENTES FUNCIONES

La función fisiológica de HLA-B27 es presentar péptidos, procedentes de la degradación metabólica de las proteínas, en la superficie celular. Esto permite al sistema inmune distinguir si una célula está sana o ha sido infectada por un virus o modificada, por ejemplo, en un proceso cancerígeno.

Sin embargo, "la razón por la que HLA-B27 predispone a la espondilitis anquilosante se desconoce y constituye un problema fundamental en nuestra comprensión de esta enfermedad".

Hace pocos años se descubrió que el polimorfismo natural de una segunda proteína, denominada ERAP1, cuya función fisiológica es optimizar el tamaño de los péptidos que se unen a HLA-B27, contribuye asimismo a la espondilitis anquilosante. "Individuos HLA-B27 positivos que son además portadores de ciertas variantes de ERAP1 tienen un riesgo de desarrollar la enfermedad aproximadamente un 30 por ciento más alto que los que no".

RESULTADOS

La investigación demuestra que las variantes naturales de ERAP1 difieren en su actividad funcional y ejercen un efecto global distinto sobre el conjunto de péptidos (peptidoma) presentados por HLA-B27. Todo esto altera el tamaño y abundancia de los péptidos y la estabilidad de dicha proteína. Los efectos sobre el peptidoma tienen la capacidad de alterar las propiedades inmunológicas y otras características biológicas de HLA-B27.

"Este trabajo constituye un ejemplo claro del mecanismo de interacción funcional de dos genes en su cooperación para inducir una enfermedad o para proteger de ella, y sugiere el camino que los estudios futuros han de seguir para responder a la cuestión de por qué los individuos portadores de HLA están en mayor riesgo de padecer espondilitis anquilosante".

DIARIO MEDICO
Redacción,3 de octubre de 2012