Actualidad Noticias Te mantenemos informado

16 Novi 2006

La Sociedad Española de Reumatología publicó el pasado miércoles 11 de octubre la siguiente noticia:

  • Durante el primer año se obtiene la máxima eficacia de los tratamientos.
  • Cada vez está más clara la relación artritis-tabaco.
  • La presencia de inflamación en una articulación, dolor en las articulaciones de la mano y rigidez por las mañanas puede delatar la presencia de artritis reumatoide.
  • La Coordinadora Nacional de pacientes con artritis quiere hacer un llamamiento sobre el "aislamiento" de las amas de casa con esta enfermedad, colectivo no incluido en las estadísticas de incapacidad y actividad laboral.

Cada año se diagnostican 6.500 nuevos pacientes de artritis reumatoide en nuestro país, una enfermedad crónica, que afecta al 0,5% de la población, que produce hinchazón de las articulaciones, originando dolor, deformidad y dificultad de movimiento de las zonas afectadas. En edades avanzadas puede, incluso, dañar otras partes del organismo, como los ojos, el corazón o los pulmones. Todas las personas, independientemente de la edad o sexo, pueden padecer esta enfermedad, aunque la incidencia es mayor en mujeres, con una proporción de 3 a 1, entre los 30 y los 50 años. También puede aparecer en niños, aproximadamente uno de cada mil niños en el mundo padece la enfermedad.

En los últimos años se han registrado importantes avances en el campo terapéutico que están favoreciendo el mejor control de la enfermedad y que incluso hacen pensar en la posible remisión de la misma. Tratada de forma precoz, con los tratamientos adecuados puede evitar la discapacidad que se produciría en unos años.
La Sociedad Española de Reumatología (SER) insiste, con motivo del Día Mundial de la Artritis Reumatoide (martes 10 de octubre), en la necesidad de un diagnóstico precoz, ya que durante el primer año se obtiene la máxima eficacia de los tratamientos. "Es inadmisible -señala el doctor Josep Blanch, presidente de la SER-, que los pacientes con artritis no lleguen casi inmediatamente a las Unidades de Reumatología".

Una enfermedad autoinmune
Pertenece al grupo de enfermedades conocidas como autoinmunes, es decir, generan anticuerpos que atacan, de manera errónea y sin causa aparente, a elementos sanos del organismo. En el caso de la artritis reumatoide, ese elemento atacado, por causas que aún se desconocen, es la capa sinovial que recubre las articulaciones. Como efecto añadido, la inflamación permanente de la articulación hace que el cartílago (la superficie lisa que se encuentra al final de los huesos y que permite el rozamiento entre los mismos) tienda a adelgazar y a desaparecer, acelerando la destrucción de las articulaciones y produciendo un daño irreparable.
Novedades en el diagnóstico y pronóstico.

Se han identificado subtipos de la enfermedad, en cuanto a expresión y pronóstico, respecto de unos anticuerpos recientemente descubiertos, los anti péptido citrulinado (anti-CCP). Estos anticuerpos parecen estar relacionados además con el efecto del tabaco sobre el pulmón, por lo que la relación tabaco-artritis parece que cada vez se sustenta más.
La SER, a través de los proyectos de investigación coordinados desde su Unidad de Investigación, ha contribuido al grueso de conocimiento de esta enfermedad. El Estudio SERAP (Evaluación de un modelo de atención de la artritis en España) muestra que cada año comienzan en nuestro país del orden de 6500 nuevos casos de artritis reumatoide, "una cifra asumible por el sistema especializado en reumatología", señala del doctor Blanch.
"El mismo estudio ha permitido probar la utilidad de un algoritmo muy sencillo basado en únicamente tres síntomas y signos. Se basa en la presencia de inflamación en cualquier articulación, dolor en articulaciones de las manos específicas y en la rigidez de manos por las mañanas. Este algoritmo se ha probado en pacientes que acuden con problemas musculoesqueléticos a los médicos de atención primaria, mostrando un alto rendimiento como herramienta de cribado", señala la doctora Loreto Carmona, directora de la Unidad de Investigación de la Fundación Española de Reumatología.

El estudio EMECAR (Estudio de la morbilidad y expresión clínica de la artritis reumatoide) -recientemente finalizado, después de cinco años de seguimiento a pacientes con artritis reumatoide- muestra como en los últimos cinco años se ha producido una auténtica revolución en el tratamiento de la enfermedad. No sólo se han introducido nuevos fármacos, sino que la introducción de estos ha tenido una repercusión muy favorable incluso sobre los enfermos que no los han utilizado. Este "efecto ecológico de las terapias biológicas", como podría llamarse, señala la doctora Loreto Carmona, "se debe al estrecho control al que han obligado los nuevos fármacos, más caros y con efectos adversos y que ha "contagiado" a todos los enfermos".

Los pacientes no tienen más riesgo de cáncer, pero sí de linfomas
EMECAR también ha permitido conocer aspectos de la comorbilidad, es decir, sobre las enfermedades asociadas a la artritis reumatoide. "No es verdad que los enfermos con artritis tengan más cáncer en general, pero sí un mayor riesgo de linfoma, un tipo de cáncer de por sí muy raro. Este riesgo de linfoma, según se ha visto en otros estudios, está relacionado con aspectos genéticos de la enfermedad y con la infección previa por un virus, el de Epstein Barr. También hemos comprobado que el cáncer de pulmón aparece en enfermos con artritis reumatoide con más frecuencia de lo esperado, pero sólo en pacientes fumadores, por lo que no es en sí un problema de la artritis sino de la relación funesta entre artritis y tabaco. ¡Una razón más para dejar de fumar!"

Según este estudio, no existe una relación cercana entre artritis reumatoide y arterioesclerosis -de la que se viene hablando en los medios científicos- "la inflamación que podemos ver en las articulaciones es muy similar a la que se ve en las arterias esclerosadas y hay muchos factores de riesgo y marcadores de actividad comunes, como el tabaco o la velocidad de sedimentación. Sin embargo -y podríamos decir, afortunadamente-, en contra de lo que se observa en estudios realizados en otros países, no hemos encontrado una mayor incidencia de problemas cardiovasculares en nuestros pacientes con artritis reumatoide, bien porque están más vigilados desde el punto de vista de la comorbilidad, bien porque las enfermedades cardiovasculares son en sí menos frecuentes en nuestro entorno y es más difícil detectar diferencias".
Pero sí se ha observado que aparecen con más frecuencia de la esperada accidentes cerebrovasculares -trombosis, embolias, derrames cerebrales- en pacientes con artritis. "Este hecho explicaría por qué en estudios previos que se han realizado sobre arterioesclerosis en artritis reumatoide en nuestro país se ha demostrado sobre todo un aumento de las placas arterioescleróticas en las arterias del cuello pero no tan claro en otras arterias, como las de los brazos, por ejemplo."

Baja la incidencia de tuberculosis entre los pacientes con tratamiento biológico
Hoy los especialistas destacan la aportación fundamental que suponen los nuevos fármacos denominados terapias biológicas, actúan bloqueando la acción del factor de necrosis tumoral (TNF) y de otras citoquinas que son las principales causas de la inflamación de las articulaciones característica de la artritis reumatoide. De esta forma se frena el desarrollo de la enfermedad y se evita la discapacidad.

BIOBADASER es un registro español de efectos adversos de las terapias biológicas en las enfermedades reumáticas, de enorme trascendencia a nivel internacional, ha demostrado la eficiencia de los reumatólogos españoles en la prevención de tuberculosis en pacientes sometidos a antagonistas del TNF.
En años pasados se demostró que estas terapias, muy eficaces, sometían a un riesgo mayor de tuberculosis a los pacientes a los que se les administraban. Este registro ha demostrado que este año las medidas tomadas por consenso por la SER, en colaboración con la Agencia Española del Medicamento, han permitido bajar la incidencia de tuberculosis en estos pacientes "a umbrales por debajo incluso de lo esperado".
Otra información extremadamente útil que se deriva de BIOBADASER es que cada vez hay más evidencia que permite afirmar que la mortalidad general en la artritis reumatoide, una enfermedad con alto grado de comorbilidad, se reduce con la utilización de las nuevas terapias biológicas.

Demandas de los pacientes

Por su parte la Coordinadora Nacional de pacientes con artritis (CONARTRITIS) hace un llamamiento este día en una serie de demandas como: ser considerados enfermos crónicos, conseguir un diagnóstico precoz, prevención-seguimiento de la enfermedad en todos los estadios para evitar que se vayan produciendo deterioros funcionales, una atención multidisciplinar que tenga en cuenta no sólo los aspectos físicos y clínicos, también los psicológicos, y una mayor información sobre la enfermedad, "de forma que cuando una persona sea diagnosticada tenga unos conocimientos mínimos para no llegar al rechazo que muchas veces se produce, y la posterior búsqueda de otras opiniones de otros especiales, con las que sólo se consigue retrasar el inicio del tratamiento", señala Antonio Ignacio Torralba, de la Asociación Madrileña de Pacientes con artritis reumatoide.
La Coordinadora Nacional quiere hacer también un llamamiento sobre el "aislamiento" de las amas de casa con esta enfermedad, "no existen estadísticas sobre incapacidad y actividad laboral que incluya a este grupo de población, lo que supone casi la mitad de todos los pacientes. Tampoco se ha valorado hasta ahora la labor desempeñada por las mujeres con artritis reumatoide como cuidadoras de personas mayores, o de los más jóvenes de la casa".