Actualidad Noticias Te mantenemos informado

13 Octu 2009

Entre el 30 y el 60 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide pueden desarrollar una ateroesclerosis acelerada, depósito e infiltración de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias de mediano y grueso calibre que influye en el riesgo de mortalidad por algún otro evento cardiovascular, según destacó la doctora del Servicio de Reumatología del Hospital Virgen de la Victoria (Málaga), Rosa García Portales, durante el XX Congreso Anual de la Sociedad Andaluza de Reumatología (SAR), celebrado en Granada.

No obstante, según esta experta, en la última década los nuevos fármacos biológicos que se utilizan en el tratamiento de esta enfermedad reumática han hecho que este riesgo haya descendido, ya que con ellos "se logra un mejor control clínico de la enfermedad".

En este sentido, la doctora García Portales insiste en que con un mejor control de la actividad de esta enfermedad se conseguirán también "menos daños colaterales", ya que no sólo se reduce el riesgo de mortalidad, sino que también "decrecen los costes asociados a esta dolencia y el número de hospitalizaciones o los casos de incapacidad laboral, al mismo tiempo que se incrementa la calidad de vida del paciente".

Según informa la Sociedad Española de Reumatología (SER) en un comunicado, de media cada paciente con artritis reumatoide puede tener 1,6 enfermedades además de ésta, un número que se incrementa con el tiempo de evolución de la enfermedad. "Junto con la actividad inflamatoria propia de la artritis reumatoide, las cardiovasculares son las enfermedades que más se asocian a esta dolencia en el ámbito general, seguidas de las infecciones y de los tumores", detalló esta experta.

EUROPA PRESS
Madrid, 5 de octubre de 2009