Actualidad Noticias Te mantenemos informado

14 Mayo 2009

Un porcentaje importante de pacientes con lupus sufren disfunción cognitiva sin haber presentado daño neurológico asociado a la enfermedad. Se trata de un factor a tener en cuenta en el abordaje y seguimiento.

Los principales daños neurológicos asociados al lupus eritematoso sistémico son los ictus, las crisis epilépticas y los brotes psicóticos. Sin embargo, entre el 20 y el 40 por ciento de los pacientes con la enfermedad reumatológica presentan disfunción cognitiva una vez descartadas dichas causas. Un equipo de investigadores del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, ha seleccionado a un grupo de pacientes para determinar el impacto de la disfunción cognitiva en estos enfermos sin lesiones neurológicas aparentes.

Las conclusiones del trabajo se han publicado en la revista European Neurology. Entre los autores de este estudio se encuentran el jefe de Servicio de Reumatología, Luis Carreño, el reumatólogo Javier López-Longo, el neurólogo Javier Olazarán, la neuropsicóloga Isabel Cruz y el especialista en Medicina Nuclear Angel Bittini, todos del centro madrileño.

Javier Olazarán ha expuesto que "seleccionamos a 31 mujeres con lupus de la consulta de Reumatología del hospital que no tuvieran daño cerebral importante asociado a la enfermedad. Les realizamos una batería de test neuropsicológicos en los que se recogían datos sobre atención, funciones ejecutivas, memoria, área visoespacial, lenguaje, razonamiento y velocidad de procesamiento; a partir de esta información establecimos unos puntos de corte respecto a un grupo control de mujeres de características similares sin enfermedad neurológica relevante".

El criterio escogido para determinar qué mujeres con lupus tenían disfunción cognitiva fue presentar un rendimiento por debajo del percentil quinto en al menos dos de los test realizados.

López-Longo puntualiza que las pacientes seleccionadas tenían menos de 50 años para evitar la influencia en el deterioro cognitivo vinculado a la edad.

"Para determinar a qué se debía la disfunción cognitiva realizamos un estudio de correlación simple con varios marcadores biológicos, tales como tiempo de evolución, daño tisular, actividad de la enfermedad, varios tipos de anticuerpos y los fármacos administrados; comprobamos que no se asociaba claramente con ninguna de esas variables, pero sí que las mujeres con disfunción cognitiva tenían una situación laboral claramente inferior a las que no presentaban el deterioro", apunta Olazarán.

El impacto en la situación socioeconómica de la disfunción cognitiva por causas no neurológicas es un elemento a considerar en el abordaje del lupus: "El rendimiento cognitivo se debe tener en cuenta en el estudio y tratamiento de estos pacientes, incluso aunque no hayan tenido nunca manifestaciones neurológicas importantes", concluye el neurólogo.

DIARIO MÉDICO
Sonia Moreno
14/05/2009