Actualidad Noticias Te mantenemos informado

13 Junio 2008

Las demandas principales de los pacientes españoles se centran en la demanda de información de calidad, de un trato más correcto y de una medicina más humana, según el libro La Satisfacción de los pacientes.


Las tres demandas fundamentales de los pacientes se centran en obtener más información, un mejor trato por parte del facultativo y una medicina más humanizada, según ha explicado Manuel de la Peña, presidente del Instituto Europeo y Bienestar Social, durante la presentación del libro La Satisfacción de los pacientes, en Madrid, junto a Enrique Múgica, Defensor del Pueblo, órgano que recibe las quejas de los pacientes.

El manual, editado por el instituto, pretende divulgar y crear una corriente de opinión sobre las necesidades de los pacientes para procurar una atención sanitaria de calidad. Para ello recoge las reflexiones de 60 colaboradores, desde organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Europea del Medicamento, a presidentes de asociaciones científicas, de pacientes, consejeros de sanidad, directores de hospital y catedráticos de universidad.

"Los pacientes tienen el derecho fundamental a estar informados, pero además demandan una información de calidad, oportuna y veraz. Ésta es decisiva porque forma parte integral de la terapia. Cada vez existe más evidencia de que los pacientes bien informados consiguen una mayor mejoría", afirma De la Peña. Además, desde el instituto se denuncia las desigualdades en el acceso al tratamiento y a las mejoras tecnológicas no sólo entre comunidades autónomas sino con el resto de la Unión Europea. De la Peña es categórico al afirmar que es necesario que se iguale la calidad de los sistemas sanitarios. Múgica ha instado al servicio sanitario a mantener la calidad de la sanidad pública española, a la que ha calificado como una de las mejores de Europa, aunque le preocupa haber observado un cierto deterioro de la asistencia.

Relación estrecha
Asimismo, se ha producido un cambio cultural que ha dado lugar a la presencia de pacientes ilustrados, que han buscado información sobre sus dolencias en internet y acuden a la consulta muchas veces con un diagnóstico ya hecho. "El médico tiene que enfrentarse a esta figura y volcarse más en él. Para ello tendrá que actualizar sus conocimientos constantemente". Además, es necesario alargar los tiempos de consulta para poder establecer una relación médico-paciente beneficiosa para ambas partes.

Los pacientes demandan una medicina a la carta, que atienda a las respuestas a los tratamientos y apliquen las nuevas investigaciones.

Por otro lado, "que las asociaciones de pacientes sean fuertes, profesionales y con marcado carácter científico contribuye a mejorar la calidad del sistema nacional de salud y la satisfacción de los pacientes". Su existencia ayudará a aumentar la investigación, los círculos de calidad, la seguridad, y fomentarán que los centros sanitarios garanticen la seguridad y se eviten incidentes", concluye De la Peña.

Isabel Gallardo Ponce
11/06/2008
DIARIO MÉDICO