Actualidad Noticias Te mantenemos informado

03 Sept 2013

Un estudio demuestra que el consumo de más de 0,21 gramos diarios de omega-3 procedente del pescado reduce un 52 por ciento el riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

Un estudio publicado en la revista Annals of the Rheumatic sugiere que las mujeres que llevan una dieta rica en ácidos grasos omega-3 derivados del pescado son menos propensas a desarrollar artritis reumatoide que aquellas que ingieren menos pescado.

Los investigadores contaron con datos de más de 32.000 mujeres nacidas entre 1914 y 1948, que formaban parte de la Cohorte Sueca de Mamografía, a las que se enviaron cuestionarios en 1987 y 1997 para conocer su consumo de pescado, su peso y estatura, además de su nivel de estudios y estado de maternidad.

Las mujeres fueron divididas en cinco grupos atendiendo a la cantidad de ácidos grasos omega-3 procedentes del pescado en su dieta, definiendo un rango de 0,21 gramos o menos por día hasta, al menos, medio gramo diario. Una cantidad de 0,21 gr diarios de ácidos grasos omega-3 equivale aproximadamente a una porción de salmón y otros pescados grasos por semana, o cuatro porciones de pescado blanco o bacalao semanales.

Las mujeres que afirmaron consumir más de 0,21 gr de ácidos grasos omega-3 derivados del pescado por día en 1987 y 1997 tuvieron un 52 por ciento menos riesgo de desarrollar la enfermedad que aquellas que ingirieron menos cantidad. Además, el consumo a largo plazo de cualquier pescado una vez por semana, en comparación con una porción o menos por semana se asoció con un riesgo un 29 por ciento menor de desarrollar la enfermedad.

Durante el periodo de seguimiento, un total de 205 mujeres desarrollaron artritis reumatoide, de las cuales, un 27 por ciento tenían una dieta de menos de 0,21 gr diarios de ácidos grasos omega-3, comparado con una de cada cinco mujeres del total de grupo de estudio que ingirió la misma cantidad.

DIARIO MÉDICO
Redacción
23/08/2013