Actualidad Noticias Te mantenemos informado

29 Junio 2009

A los efectos nocivos de la nicotina, que causa el 90 por ciento de los cánceres de pulmón, un estudio confirma una posible relación con la aparición de artritis reumatoide (AR), poco conocida hasta ahora. Se trata del primer trabajo español sobre este asunto y en él han participado el Hospital La Paz, de Madrid; el Virgen de las Nieves, de Granada, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Y es que, según apuntan los autores, el tabaco tiene la misma influencia en el desarrollo de esta patología que el factor genético más conocido hasta ahora: el HLA.

El estudio ha contado con la participación de 566 pacientes (290 con AR y 276 sin la enfermedad) con una edad media de cincuenta años, de los cuales el 68 por ciento era mujer. Las patologías complejas como la AR tienen un componente genético y otro ambiental; este último a veces es difícil de conocer, pero en este caso el estudio confirma que tabaco supone el principal factor de riesgo exógeno que predispone a la enfermedad.

"Un hijo de un paciente con AR que fume tiene un riesgo casi diez veces mayor que la población general de padecer artritis reumatoide, mientras que si no tiene antecedentes en la familia esta cifra será de cuatro veces más", explica Alejandro Balsa, jefe de Sección de Reumatología del Hospital La Paz, de Madrid.

Se estima que en España hay más de 200.000 personas que padecen AR y cada año se diagnostican 20.000 casos nuevos. Dicha enfermedad se caracteriza por la aparición de dolor, rigidez, hinchazón y pérdida de la movilidad articular, ya que afecta sobre todo a las articulaciones más móviles como las de las manos y los pies. La inflamación mantenida y no controlada puede acabar dañando los hueso, ligamentos y tendones, lo que conduce a una deformidad progresiva.

CORREOFARMACEUTICO.COM
Lunes, 29 de junio de 2009