Actualidad Noticias Te mantenemos informado

28 Sept 2008

Los portadores del gen KLF12 tienen aumentado un 5 por ciento el riesgo de sufrir artritis reumatoide, según un estudio dirigido por el Instituto de Investigación del Valle de Hebrón y que publica Arthritis & Rheumatism. Su metodología, junto al hallazgo, es otro gran valor.

El primer estudio de genoma completo que se realiza sobre cualquier enfermedad en España ha permitido identificar un nuevo gen, el KLF12, asociado a un mayor riesgo de artritis reumatoide (AR), ha explicado Antoni Julià, primer firmante del trabajo que se publica en el último número de Arthritis & Rheumatism.

Se trata del primer estudio de asociación pangenómica en AR en población española, según lo ha definido Sara Marsal, autora principal del estudio y coordinadora del Grupo de Investigación en Reumatología del Instituto de Investigación del Valle de Hebrón. Además de este instituto, en el análisis han participado el Hospital Clínico de Barcelona, bajo la coordinación de Juan Cañete; el Hospital de La Paz, de Madrid, a través de Alejandro Balsa; el Hospital Universitario de Guadalajara, con Jesús Tornero; y el Hospital Central de Asturias, con Javier Ballina como coordinador.

Según Julià, hasta ahora se habían identificado de forma clara dos genes relacionados con la AR: los genes HLADR y PTPN22. Ambos explican más del 50 por ciento de la susceptibilidad genética a padecer esta enfermedad reumatológica, por lo que el gran reto en la investigación de su etiología será descubrir los genes que explican el otro 50 por ciento restante de la predisposición a la AR. "El gen que hemos descubierto nos explica un 5 por ciento de ese 50 por ciento que nos falta por conocer. Sospechamos que los genes que encontremos tendrán una contribución pequeña en la susceptibilidad a esta enfermedad".

El trabajo publicado es un estudio de asociación de casos control, en el que se ha analizado a una muestra de 400 pacientes con AR grave (que representaría a la población con alto riesgo de padecerla) y otros 400 sujetos control muy sanos y que no tenían ni AR ni ninguna otra enfermedad autoinmune. También se ha comprobado en sus familiares de primer grado (padres, hijos y hermanos), a fin de tener una población de estudio representativa de los dos genotipos extremos relacionados con la AR (individuos graves e hipersanos) y aumentar el poder del análisis, ha informado Julià.

La metodología que se ha empleado en este estudio es otra de sus características remarcables, puesto que se trata del primero que ha analizado el genoma completo en España -unos 30.000 genes-, así como las 300.000 variantes de un solo nucleótido de la secuencia genética (SNP) para cada individuo. Asimismo, ha sido el primer estudio mundial que analiza la epistasis a escala genómica, un mecanismo genético completo y que requiere un alto poder de cálculo para poder evaluar millones de combinaciones genéticas.

En referencia a la metodología, Julià ha dicho que "es muy potente y nos ha permitido encontrar genes que a priori no se habían asociado con la enfermedad y de los que teníamos un conocimiento limitado".

Instituciones implicadas
Según Marsal, todo ello no hubiera sido posible sin la implicación de varias instituciones: el Centro Nacional de Genotipado (Cegen), que ha permitido realizar el genotipado; el Barcelona Supercomputing Centre que, a través de su superordenador Mare Nostrum, ha hecho posible el análisis de 45.000 millones de combinaciones genéticas; el Banco Nacional de ADN, que ha permitido almacenar las muestras de ADN tanto de los casos de AR como de los sanos; y el Instituto Nacional de Bioinformática, que ha colaborado en el análisis de los datos.

(Arthritis & Rheumatism 2008;58:2275-2286).

A POR UN 'KIT' DIAGNÓSTICO
El estudio del gen KLF12 es, en realidad, un piloto que forma parte del Proyecto Singular y Estratégico, del Ministerio de Ciencia e Innovación, para hallar un kit diagnóstico (el IMID kit) o chip de ADN para la AR, la psoriasis, la enfermedad inflamatoria intestinal y otros trastornos autoinmunes. Su directora es Sara Marsal, pero cada una de las líneas de investigación cuenta con un coordinador: Jesús Tornero, del Hospital Universitario de Guadalajara, y Antonio Fernández Nebro, del Carlos Haya, de Málaga, dirigen la de Reumatología; Julià Panés, del Clínico de Barcelona, la de Gastroenterología; y José Manuel Hernanz, del Gregorio Marañón, la de Dermatología. El proyecto está dotado con 9 millones de euros, de los cuales el Ministerio aporta dos terceras partes, y concluirá en 2011. Implica a 53 hospitales públicos, a 159 profesionales sanitarios y recabará muestras biológicas y datos clínicos de 13.000 casos y 3.00 controles que se almacenan en el IMID-BioBank y el Banco de ADN, respectivamente. Su meta es implantar el kit diagnóstico en el sistema nacional de salud.

Patricia Morén.
Barcelona
DIARIO MÉDICO, 26/09/2008