Actualidad Noticias Te mantenemos informado

27 Abri 2012

Mantener una postura adecuada y realizar ejercicios adaptados a pacientes con artritis reumatoide (AR) son algunos de los consejos para evitar deformidades y mantener la movilidad articular que recoge el Manual de Ayuda al Ejercicio para personas con Artritis Reumatoide.

La Artristis Reumatoide (AR) es una enfermedad que sufren 200.000 personas en España. El perfil de quienes están más afectados por la enfermedad lo componen mujeres de entre 30 y 50 años. ConArtritis, en colaboración con Abbott, ha lanzado el Manual de Ayuda al Ejercicio para personas con Artritis Reumatoide, coordinado por Andrés Peña Arrebola, jefe de Sección de Rehabilitación del Ramón y Cajal, de Madrid.

Según Peña, para estos pacientes hacer ejercicio es muy importante, ya que si no lo practican aparece "la rigidez, la pérdida de movilidad y, por tanto, más dificultad en acciones de la vida diaria". Los ejercicios del manual están adaptados a los pacientes para "mantener o mejorar su movilidad funcional". Además, existen otros beneficios secundarios, como la mejora de la masa ósea, la disminución del dolor y los beneficios cardiovasculares.

EJERCICIOS ADECUADOS

Aun estando el paciente en fase avanzada de la enfermedad, "los ejercicios no tienen por qué ser diferentes, sino que han de adaptarse a la movilidad del paciente: deben ser más suaves, con menos repeticiones, sin contar con resistencias importantes, y tienen que dirigirse a evitar la deformidad". Aun así, el ejercicio no evita el tratamiento farmacológico. "Se mantiene mientras la AR está activa. La rehabilitación es menos importante para frenar la enfermedad. No obstante, ayuda a mantener la movilidad, a disminuir el dolor y a prevenir deformidades".

Mantener una posición correcta, alternando posturas de flexo y estiramiento de las articulaciones, es fundamental para evitar deformidades.


El manual incluye ejercicios respiratorios "complementarios, ya que tener una buena oxigenación facilita tener una buena salud. Además, la AR puede afectar al tejido pulmonar y, excepcionalmente, a las articulaciones que intervienen en la respiración". Existen recomendaciones posturales: "el paciente debe mantenerse en una posición adecuada para evitar deformidades, alternando posturas de flexos de las articulaciones con su extensión. También debe estirar el tronco y la columna". Otros consejos son evitar la obesidad, planificar la carga de peso (ayudados de carritos o similares), no subir escaleras si no es necesario y no hacer gestos de fuerza con las manos.

Realizar los ejercicios de forma incorrecta podría dañar las articulaciones, aumentar el dolor, la deformidad, y, en algunos casos, producir lesiones óseas. "Por ello es recomendable realizarlos bajo consejo profesional, pero es muy difícil sufrir un percance grave".

Ante la práctica de otras actividades complementarias, como el tai-chi o el yoga (el primero mejora el equilibrio y el segundo la relajación), Peña aconseja "evitar movimientos que llevados más allá hacen que aumente el dolor".

Los enfermos pueden practicar otro tipo de deportes, como ejercicio en el agua (preferiblemente a 30º), "que facilita el movimiento, ya que la flotación evita el impacto de las articulaciones, que están más relajadas". Por otro lado, se recomienda evitar ejercicios de impacto (que impliquen correr, saltar, trotar,...); "la bicicleta estática es adecuada para extremidades inferiores porque el peso del cuerpo está apoyado".

DIARIO MEDICO
Beatriz Martín
23 de abril de 2012