Actualidad Noticias Te mantenemos informado

28 Abri 2014

El deporte disminuye el dolor y la rigidez de las articulaciones y reduce la tensión arterial y el sobrepeso.

Practicar deporte mejora de forma significativa la calidad de vida del paciente con enfermedades reumáticas, especialmente en el caso de la espondiliartritis, según Pedro Zarco, jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Fundación Alcorcón. El apoyo de ejercicio como complemento al tratamiento indicado en este tipo de enfermedades se ha realizado durante el I Encuentro LIRE 2014 Proyecto 'Tú también puedes, el deporte y las enfermedades reumáticas' que se ha celebrado en Madrid.

Benito Martos, presidente de la Liga Reumatológica Española (LIRE), ha presentado este proyecto junto con Pedro Plazuelo, presidente de Coordinadora Española de Asociaciones de Espondiliartritis de la Sociedad Española de Reumatología (Greeser) para concienciar a la población de la importancia del ejercicio. "En España no contamos con datos acerca de estas enfermedades pero desde Estados Unidos se calcula que únicamente un tercio de estos pacientes realizan ejercicio físico", informa Zarco.

Mejoras en el paciente

Los beneficios más palpables se atribuyen a la mejora en la calidad de los huesos, músculos y articulaciones lo que promueve la disminución del dolor y la rigidez en las articulaciones. Además reduce la tensión arterial y el sobrepeso ayudando al paciente a mantenerse en forma. Los pacientes que han participado en el encuentro han puesto énfasis en la ayuda psicológica que les está proporcionando el deporte. "El ejercicio es el principal remedio para mi enfermedad, no solo me sirve para aliviar los dolores sino que me evita pensar en ella", afirma Juan Vázquez que practica ciclismo de montaña desde hace años. Mucho más contundente ha sido Josechu Elosúa, a quien diagnosticaron espondilitis anquilosante hace más de 20 años y acaban de diagnosticárselo a su hija de 15 años, afirmando que "en este enfermedad si no haces deporte estás muerto".

Zarco recomienda la práctica de casi cualquier deporte. "No prohibo ninguno aunque los deportes de bajo impacto como la natación no aumentan los efectos inflamatorios y dolores que ya provoca la espondiloartritis". Y recuerda que en estudios recientes se ha podido comprobar que el ejercicio aeróbico puede ser eficaz para reducir la inflamación crónica

DIARIO M EDICO
Luz Mar Rebollo
Madrid, 3 de abril de 2014