Actualidad Noticias Te mantenemos informado

18 Sept 2007

Transportar mucha carga en las mochilas y descuidar la higiene postural son determinantes en el desarrollo de dolencias de espalda en los escolares. La mejor vía para prevenirlas es practicar ejercicio, según indican los últimos estudios. Una campaña promueve este hábito.

Antes de los 15 años, el 50,9 por ciento de los niños y el 69,3 por ciento de las niñas ya han padecido dolor de espalda, lo que constituye un serio problema, ya que, además de limitar la práctica de sus actividades diarias, aumenta significativamente el riesgo de que padezcan estos dolores de forma crónica. Los últimos estudios indican que la realización de actividades físicas es la medida más adecuada para prevenir dolencias en el futuro.

Éste es el mensaje que la Organización Médica Colegial (OMC) y la Fundación Kovacs difunden con la campaña Deporte en familia, con un monográfico del Tebeo de la Espalda, iniciativa dirigida a niños de entre cinco y diez años que ya se inició el año pasado pero que en esta ocasión insiste en la importancia de realizar deporte para prevenir problemas de espalda, más que en el cuidado de la higiene postural. "La evidencia científica disponible demuestra que la actividad física regular es necesaria para la salud en general, incluida la cardiovascular y la de la espalda, y que los hábitos de los padres influyen en los de sus hijos.

Por eso es conveniente que los padres acostumbren a sus hijos a hacer ejercicio físico desde edades tempranas, para que esa práctica se consolide durante la adolescencia y madurez", señala Isacio Siguero, presidente de la OMC.

Según Kovacs, la práctica de ejercicio físico de forma moderada es positiva tanto física como psicológicamente. "Además de desarrollar la musculatura, aumentar la resistencia y mejorar la coordinación, el deporte aumenta la confianza del niño en su propia capacidad física".

Sin embargo, la práctica continuada de ciertos deportes de alto nivel competitivo, como la gimnasia rítmica, ha demostrado tener el efecto contrario, aumentando el riesgo de que aparezca dolor y se convierta en crónico. "El consejo genérico que se da es que los niños deben hacer ejercicio, y si se trata de una actividad de alta competición, que sigan cuidadosamente las indicaciones dictadas por el entrenador".

Otras medidas
Para prevenir dolencias de espalda, además de realizar ejercicio físico hay que tener en cuenta otros factores que en la práctica suelen pasarse por alto, como evitar el reposo en cama cuando una persona padece alguna afección en la espalda o cuidar la higiene postural. "En caso de que el individuo tenga alguna dolencia hay que mantener el máximo grado de actividad física que el dolor permita". Kovacs apunta que el reposo en cama aumenta el riesgo de que el dolor se prolongue e incrementa las posibilidades de que se repitan nuevos episodios dolorosos, ya que "se pierde mucho tono muscular".

Además, la manera de sentarse o de cargar peso influye en la salud de la espalda, pero "ese efecto sólo es relevante cuando hablamos de esfuerzos muy intensos y mantenidos". Kovacs señala la importancia de cuidar la higiene postural e indica que para conseguir que los dolores remitan o incluso que no se produzcan hay que revisar el mobiliario escolar. "Una medida tan sencilla como poner muebles de altura ajustable a cada niño reduce la prevalencia del dolor de espalda entre ellos. No tiene sentido que los médicos insistamos en cómo se tienen que sentar si el mobiliario les impide hacerlo según nuestras indicaciones".

Por otra parte, hay que diferenciar entre dolor de espalda como afección y dolor de espalda como reflejo de otras patologías, como tumores. "El médico debe comprobar que el dolor no responde a una enfermedad sistémica que se manifieste en esta parte del cuerpo". Una vez que se confirma que se trata de una patología de la espalda intrínseca, el esquema de tratamiento es similar al del adulto: reservar los fármacos para los momentos más agudos e insistir en medidas a largo plazo como la práctica de ejercicio y las sesiones de rehabilitación.

Es conveniente que los padres acostumbren a sus hijos a hacer deporte desde edades tempranas, para que la práctica se consolide a largo plazo

Un tebeo ayudará a los niños a cuidarse
La campaña se centra en la edición y distribución del Tebeo de la Espalda. El doctor Espalda invita a los menores a abrir el cuento, en el que mediante viñetas con diálogos de fácil comprensión transmite en 12 páginas las actitudes y comportamientos relacionados con el ejercicio físico que han demostrado ser beneficiosos para la salud de la espalda y la prevención de sus afecciones.

El cómic -cuyo diseño y dibujo ha realizado el ilustrador Adolfo Arranz- incluye en su última página una prueba de autoevaluación para ayudar a fijar los conocimientos adquiridos por el niño, junto con sus padres y monitores.

DIARIO MÉDICO Viernes, 7 de Septiembre de 2007

Victoria Quesada Sacristán