Actualidad Noticias Te mantenemos informado

10 Marz 2009

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades reumáticas son la causa más frecuente de incapacidad en el mundo. En España estas patologías afectan a más de 8 millones de personas, de las cuales 9 de cada 10 son mujeres. Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora ayer domingo 8 de marzo, las pacientes consideran importante la adopción de medidas que ayuden a minimizar el impacto de este problema y les permitan mantener una vida laboral activa, según informó en un comunicado la Confederación Española de Pacientes Reumáticos (CONFEPAR).

"Sería importante en la medida de lo posible que las condiciones laborales se adapten a la situación de las enfermas o bien se facilite un reciclaje que permita acceder a un trabajo adecuado a sus condiciones de salud. Una reducción de la jornada o un cambio de trabajo a uno más amoldado a sus limitaciones, puede ser una de las soluciones para muchas trabajadoras que sufren estas dolencias", afirma Manuela García Seijoo, Secretaria General de CONFEPAR.

En España estas patologías están relacionadas con el 50,7% de las incapacidades laborales y son la principal causa de bajas laborales permanentes. "Las bajas laborales más cortas son de seis meses, sin contar las que son intermitentes y las motivadas por los efectos de la enfermedad como el que te tengas que quedar en la cama o ir a hacerte pruebas médicas", explica Manuela García.

Los pacientes que sufren estas enfermedades crónicas, tienen que convivir con un dolor constante acompañado a menudo de brotes periódicos agudos, que les incapacita para el desarrollo normal de sus actividades diarias. En el ámbito laboral repercute de tal modo que puede provocar una renuncia de su trabajo, con las consiguientes consecuencias que puede acarrear este hecho para la economía familiar y para la salud mental del afectado. Tal como comenta Manuela García, "es muy frecuente que los pacientes presenten una depresión o un cuadro de ansiedad, especialmente partir de los 50 años, momento en que la mujer vive una etapa madura tanto en términos profesionales como personales y ve deteriorada su calidad de vida".

Las relaciones sociales también se ven alteradas como consecuencia de estas dolencias hasta el punto que muchos afectados se ven obligados a aislarse de sus amigos y conocidos. "Una persona diagnosticada con alguna de estas enfermedades se encuentra con la dificultad de planificar algún acto social al no poder prever su estado de salud y en definitiva con la imposibilidad de continuar con su anterior estilo de vida", señala Manuel García. "Un colectivo muy sensible a sufrir este aislamiento son las trabajadoras no asalariadas, como las amas de casa, que presentan un entorno social más reducido y la falta de autonomía y dependencia propias de la enfermedad les provocan una mayor pérdida de contacto con el exterior2, continúa destacando Manuela García.

MÁS RECURSOS

Un diagnóstico precoz y un tratamiento a tiempo puede ser clave para retrasar y evitar la evolución progresiva de la enfermedad. En este sentido, los pacientes consideran importante que se favorezca una mayor formación de Atención Primaria en estas patologías tan comunes en la práctica diaria con el fin de agilizar un correcto diagnóstico. Y es que más del 30% de la población española consulta anualmente al médico por problemas relacionados con enfermedades reumáticas, según los resultados del estudio Episer1, realizado por la Sociedad Española de Reumatología. De hecho, el 22,6% de los españoles mayores de 20 años padece alguna dolencia de este tipo.

"Los pacientes pedimos que los médicos de Atención Primaria, como primer paso asistencial dispongan de más información en estas patologías tan prevalentes y de los medios necesarios que ayuden a reducir los tiempos de diagnóstico", destaca Manuela García. Asimismo, continúa señalando que "hoy en día todavía muchas enfermedades reumáticas se diagnostican tarde, cuando la enfermedad se encuentra en un estado avanzado, lo que conlleva a un deterioro físico irreversible del paciente además de un gran impacto en su vida emocional y social, que un tratamiento a tiempo y adecuado podría minimizar".

DESCONOCIMIENTO DE LA POBLACIÓN

Asimismo, persiste también un gran desconocimiento sobre las enfermedades reumáticas entre la población general, en la cual, aún prevalecen falsos mitos o creencias. "La población todavía asocia estas dolencias a la vejez, cuando puede afectar a cualquier edad, tanto a niños como a jóvenes o adultos", asegura Manuela García. "Así, también es común que se relacione el clima con una mayor incidencia o empeoramiento de estos problemas", continúa Manuela García.

Con el objetivo de contribuir a mejorar la situación se ha anunciado la puesta en marcha del estudio Conocimiento de la población española en enfermedades reumáticas. La investigación está siendo desarrollada por Técnicas Avanzadas de Investigación en Servicios de Salud (TAISS), bajo el auspicio de la Sociedad Española de Reumatología (SER) y el Foro Español de Pacientes.

El proyecto cuenta con la colaboración de la Fundación Ramón Areces y de la Fundación Abbott y es una de las actividades que se están desarrollando en España como parte del Proyecto Fit for Work, que la institución británica The Work Foundation desarrolla en 24 países europeos con el objetivo de analizar el impacto socioeconómico de las enfermedades reumáticas y contribuir a la mejora de la productividad y la calidad de vida de los pacientes que las padecen.

SALUDALIA.COM
09/03/2009