Actualidad Noticias Te mantenemos informado

18 Novi 2011

Otra de las investigaciones presentadas en el Congreso Americano Anual de Reumatología se ha enfocado hacia los factores de riesgo que influyen en estos trastornos.


La posibilidad de identificar agentes predictivos en enfermedades que no se pueden prevenir es un avance importante para poder reducir el dolor o la pérdida de la movilidad en los pacientes, mediante un tratamiento temprano.

Así, el equipo de Denis Poddubnyy, de la Universidad Charité, de Berlín, en Alemania, intentó hallar qué elementos intervenían en la progresión de la espondioloartritis axial. Los resultados mostraron que tanto la presencia de sindesmofitos como el consumo de tabaco suponían un mayor deterioro del daño estructural espinal pasados los dos años. La clave estaba en que, mientras la aparición de sindesmofitos no puede modificarse, el consumo de tabaco sí. "Tanto el tratamiento antinflamatorio como dejar de fumar interfieren en el curso de la patología, retrasando el desarrollo del daño estructural en la columna vertebral y mejorando el estado de los pacientes con espondiloartritis axial".

Para determinar el grado de deterioro de la enfermedad en los pacientes, los investigadores examinaron las zonas lumbar y cervical con rayos X.

DIARIO MEDICO
Beatriz Roselló
Chicago, 8 de noviembre de 2011