Actualidad Noticias Te mantenemos informado

05 Sept 2013

Un compuesto encontrado en el brócoli podría ser la clave para prevenir o frenar el progreso de la forma más común de artritis.

El sulforafano, un compuesto presente de forma abundante en el brócoli, frena la destrucción del cartílago en las articulaciones asociada con la osteoartritis debilitante. Esto es lo que afirman investigadores de la Universidad de Anglia del Este (UEA por sus siglas en inglés), en Norfolk (Reino Unido), quienes encontraron que los ratones alimentados con una dieta rica en este compuesto tuvieron menos daño en los cartílagos que los roedores con una dieta normal.

Los científicos descubrieron que el sulforafano bloquea las enzimas que causan la destrucción de las articulaciones frenando la molécula clave que causa la inflamación. El hallazgo se ha publicado en la revista Arthritis & Rheumatism.

Este descubrimiento se está probando en un ensayo a pequeña escala con pacientes de osteoartritis a los que se les ha implantado una prótesis de rodilla, para comprobar si la ingesta de brócoli produce efectos similares en las articulaciones humanas.

"A pesar de que la cirugía es satisfactoria, no es realmente la respuesta, porque la enfermedad se desarrolla muy lentamente, y es necesario una progresión avanzada para ser operado. Por eso, sería preferible prevenirlo, y quizá la única manera de lograrlo sea cambiando el estilo de vida, como la alimentación", afirma Ian Clark, profesor de Biología Musculoesquelética de la UEA.

DIARIO MÉDICO
Redacción
28/08/2013