Actualidad Noticias Te mantenemos informado

05 Sept 2014

Un equipo del Instituto de Investigación Biomédica de La Coruña presenta una alternativa prometedora para la detección de la enfermedad en fase temprana y para la monitorización de su progresión.

El cartílago de las zonas normales muestra una mayor tasa de recambio de proteínas que el de las lesionadas, lo que puede facilitar el descubrimiento de nuevos biomarcadores en una etapa temprana de artrosis de rodilla, cuando el tejido es macroscópicamente normal y los signos radiográficos aún no son detectables, según un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de La Coruña (Inbic).

"Estos hallazgos nos permiten concluir que el análisis de los perfiles peptídicos a partir de secretomas de cartílago representa una alternativa prometedora como fuente de nuevos biomarcadores en artrosis de rodilla tanto para la detección temprana de la enfermedad como para la monitorización de su progresión", explica Valentina Calamia, investigadora principal del trabajo junto a Lucía Lourido.

En el estudio, que fue becado por la Sociedad Española de Reumatología y Bioibérica Farma para acudir al Congreso Europeo de Reumatología, detectaron 60 péptidos -pertenecientes a 20 proteínas distintas- en el secretoma de la zona normal, mientras que 18 péptidos -pertenecientes a cinco proteínas- se identificaron en el secretoma de la zona lesionada. "La mayoría de las proteínas identificadas son específicas de cartílago y entre ellas algunas habían sido previamente descritas como posibles biomarcadores de artrosis de rodilla: CO2A1, COMP y PRG4. Por otra parte, también se han detectado péptidos pertenecientes a proteínas que a día de hoy aún no han sido consideradas como posibles marcadores de artrosis, como TGFBI, CILP, MGP, o que se han identificado por primera vez en secretomas de cartílago -AUGN, DCD-", añade Calamia.

HALLAZGO SORPRENDENTE

Además de encontrar un mayor número de péptidos en la zona normal, lo que más sorprendió a las investigadoras al analizar los resultados fue observar en varias ocasiones claros ejemplos de peptide ladders. Estos fragmentos se originan a partir de un mismo péptido por el corte progresivo de un aminoácido desde la terminación amino o carboxilo, lo que proporciona una forma alternativa y muy valiosa para medir la actividad enzimática de peptidasas y proteasas (principalmente metaloproteasas), directamente implicadas en el proceso patológico de la artrosis. Diario Médico, junto a Bioibérica Farma, expone en su sección Objetivo: Artrosis los últimos avances en la patología.

Tras estos prometedores resultados, la investigadora considera que la determinación de los perfiles peptídicos puede resultar de gran utilidad en el campo del descubrimiento de biomarcadores de artrosis de rodilla para el diagnóstico, pronóstico y respuesta al tratamiento.

"Actualmente, nuestros esfuerzos están volcados en el desarrollo de métodos proteómicos dirigidos a la búsqueda de estos péptidos en suero y líquido sinovial que puedan ser implantados fácilmente en la práctica clínica", concluye.

DIARIO MÉDICO
Ester  Crespo. Madrid
Redacción, 28 de julio de 2014