Actualidad Noticias Te mantenemos informado

17 Abri 2009

Se ha presentado la segunda edición del SEMERGEN DOC de Patología Osteoarticular.

El impacto de las enfermedades reumáticas tanto a nivel económico como social y psicológico en España es de una enorme trascendencia. Diversos estudios realizados coinciden en señalar la alta prevalencia de patologías del aparato locomotor en nuestro país, ya que casi el 25 por ciento de la población mayor de veinte años presenta algún tipo de dolencia reumática.

Han pasado tres años de la primera edición del SEMERGEN DoC de Patología Osteoarticular, y aunque los avances en relación a los mecanismos fisiopatológicos de producción de las patologías reumáticas y el manejo y tratamiento de ellas no han sido muy relevantes, los expertos consideran necesaria una nueva edición, sobre todo, para realizar un planteamiento distinto a la hora de acometer el tratamiento farmacológico de los pacientes que presentan una determinada patología de origen reumático y para establecer las evidencias científicas recientes al respecto.

Los experto señalan que el 20 por ciento de las consultas de Atención Primaria se relacionan con algún problema osteomuscular, constituyendo no menos del 15 por ciento de las asistencias a urgencias. De todas las enfermedades reumáticas, la artrosis es la artropatía más frecuente, hasta el punto de que más del 70 por ciento de los mayores de 50 años presenta signos radiológicos de artrosis en alguna localización, siendo además la principal causa de incapacidad en personas de edad avanzada.

En este sentido, múltiples estudios de reciente aparición establecen la existencia de inflamación en la artrosis en estadíos iniciales de artrosis que además desencadenan un progreso más rápido y destructivo en la enfermedad.. Esta situación condicionaría una línea clara de tratamiento basado en fármacos que pudieran reducir la inflamación articular.

Por otra parte, los expertos señalan que la prescripción de AINE, inicialmente indicación preferente en la patología reumática inflamatoria, ha de basarse en criterios racionales de eficacia y seguridad, de forma individualizada, y atendiendo a las características e idiosincrasia del paciente reumático, valorando su edad, comorbilidad cardio-vascular y renal, y sobretodo teniendo en cuenta el riesgo gastrointestinal que pudiera presentar. Por tanto, parecía de utilidad el incorporar un apartado sobre los diferentes grupos terapéuticos a emplear para un correcto manejo del paciente reumático, según la evidencia disponible.