Actualidad Noticias Te mantenemos informado

29 Junio 2017

Con motivo del Congreso Europeo Anual de Reumatología se lanza una campaña de intervención precoz. La terapia temprana en pacientes con artritis pre-reumatoide reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad.

La gran mayoría de las enfermedades reumáticas no cuentan con tratamiento curativo, pero las posibilidades terapéuticas son cada vez mayores, sobre todo si se aplican precozmente.
Por eso, en el Congreso Europeo Anual de Reumatología (Eular) 2017, celebrado en Madrid, se ha lanzado la campaña Don't Delay, Connect Today (No lo retrases, conéctate hoy), que insiste en la importancia de la intervención temprana.

Un buen ejemplo del gran potencial de esta estrategia es un metanálisis que se ha presentado en el congreso, que demuestra que la intervención terapéutica precoz en pacientes con la llamada artritis pre-reumatoide (pre-AR) reduce significativamente el riesgo de aparición de artritis reumatoide (AR) a las 52 semanas o más.

Un estudio vincula el tabaco con una mayor progresión del daño estructural en la columna en pacientes con espondilitis anquilosante.

El progreso reciente en la comprensión de la patogénesis de la AR ha llevado a un creciente interés en el concepto de pre-AR, que se define como artritis indiferenciada o artritis reumatoide muy precoz.

"Nuestra revisión de los datos clínicos disponibles apoya el tratamiento precoz en estos pacientes", ha afirmado el autor principal de este trabajo, Stephane Hilliquin, del Hospital Universitario Pitié Salpêtrière, en París. "En aquellos estudios en los que los pacientes con pre-AR recibieron un tratamiento activo, hubo una reducción significativa en el riesgo de aparición de artritis reumatoide", ha resumido.

El investigador ha advertido de que sus datos son aún preliminares. "El balance beneficio/riesgo y la viabilidad del tratamiento agresivo temprano de la pre-AR en la práctica clínica seguirán necesitando una evaluación adicional".

La persistencia del dolor es un factor común entre los pacientes con artritis psoriásica, a pesar del uso de las terapias biológicas disponibles.

La mejor forma de ganar la carrera a las enfermedades reumáticas es actuar sobre sus factores de riesgo. En Eular se han presentado numerosos estudios con implicaciones preventivas, como el dirigido por Asta Linauskas, del Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca), que muestra que, en las mujeres, tener sobrepeso u obesidad definidos en función del índice de masa corporal (IMC), obesidad abdominal y un porcentaje elevado de grasa corporal, está asociado con un mayor riesgo de desarrollar AR. En cambio, no hubo una asociación clara entre el riesgo de AR y los diferentes criterios del sobrepeso y la obesidad en hombres.

TABAQUISMO PASIVO

Otro trabajo ha confirmado la relación entre el tabaquismo activo y el riesgo de desarrollar AR y ha ofrecido evidencias de que la exposición temprana, a través del tabaquismo pasivo en la infancia, aumenta significativamente las probabilidades de padecer la enfermedad.
"Nuestro estudio destaca la importancia de evitar que los niños estén expuestos a cualquier ambiente con tabaco, especialmente aquellos con antecedentes familiares de AR", ha declarado el autor principal, Raphaèle Seror, de los Hospitales Universitarios del Sur de París.
El impacto del tabaquismo también ha quedado patente en un metanálisis dirigido por Servet Akar, de la Universidad de Esmirna (Turquía), que muestra su asociación con una mayor progresión del daño estructural en la columna vertebral en pacientes con espondilitis anquilosante.

En lo que se refiere al manejo de la AR, otro metanálisis revela que el exceso de riesgo de eventos cardiovasculares de estos pacientes en relación con la población general ha disminuido desde el año 2000. Esta reducción podría deberse, simplemente, a un mejor manejo del riesgo cardiovascular en pacientes con AR. Sin embargo, tal y como ha puntualizado el autor principal del estudio, Cécile Gaujoux-Viala, de la Universidad de Montpellier, "sabiendo que la inflamación sistémica es la base tanto de la AR como de la arterioesclerosis, también se podría relacionar con un mejor control de la inflamación sistémica crónica como resultado de las nuevas estrategias de tratamiento", que ha resumido en "un estricto control, los tratamientos dirigidos, la optimización del metotrexato y el uso de fármacos biológicos antirreumáticos modificadores de la enfermedad".

La genética puede ser de gran ayuda para acotar ese riesgo añadido. Un trabajo presentado por Antoni Julià, del Grupo de Investigación Reumatológica del Hospital Valle de Hebrón, en Barcelona, revela que ciertos locus relacionados con la enfermedad cardiovascular en la población general también aumentan significativamente el riesgo en pacientes con enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMID) crónicas. Y, específicamente, se ha observado que cuatro de esos locus tienen efectos genéticos significativamente diferentes en estas enfermedades. Este análisis se efectuó con el perfil genético de un total de 6.485 pacientes con alguna IMID crónica reclutados por el Consorcio Biomédico Español de IMID.
Los avances en el control de la patología se van extendiendo a los grupos más huérfanos de opciones terapéuticas. El estudio Crib ha demostrado que certolizumab pegol (CZP) presenta un riesgo mínimo o nulo de transferencia placentaria. Y el estudio Cradle ha constatado la también insignificante transferencia de este medicamento a la leche materna.

Xavier Mariette, jefe de Reumatología del Hospital Bicêtre, breguet replica watches en París, e investigador principal del trabajo, ha recalcado que "los inhibidores del factor de necrosis tumoral (anti-TNF) representan uno de los avances más significativos en el tratamiento de las enfermedades inflamatorias crónicas, como la AR, la artritis psoriásica y la espondiloartritis axial/espondilitis anquilosante, pero las investigaciones sugieren que la mayoría atraviesan la placenta, por lo que normalmente se suspende su administración durante el embarazo. El estudio Crib es el único ensayo clínico que demuestra que un anti-TNF eficaz presenta mínima o nula transferencia placentaria de la madre al feto".

ARTRITIS PSORIÁSICA

Pero no todo son buenas noticias. Los resultados de dos estudios han puesto de manifiesto las limitaciones del tratamiento de la artritis psoriásica. El primero ha demostrado que la persistencia del dolor es un factor común entre los pacientes con esta patología, a pesar del uso de las terapias biológicas disponibles en la actualidad. 
La presencia de dolor grave se asociaba con un mayor impacto negativo en la calidad de vida relacionada con la salud, la capacidad de realizar actividades y la productividad en el trabajo.

En el segundo estudio, la existencia de comorbilidades en los pacientes con esta afección, tales como enfermedades cardiovasculares,www.replicahause.cz diabetes o depresión, se vinculaba a una mayor actividad de la enfermedad, mayores probabilidades de interrumpir el tratamiento anti-TNF y una reducción de la respuesta clínica.

DIARIO MEDICO
María Sánchez-Monge
Madrid, 19/06/2017