Actualidad Noticias Te mantenemos informado

17 Julio 2008

La terapia biológica con abatacept podría ser un tratamiento eficaz para la artritis idiopática juvenil en niños que no responden o bien que no toleran los fármacos convencionales, según concluye un estudio realizado por científicos italianos que se publica en The Lancet.


El fármaco biológico abatacept parece una opción eficaz en los niños con artritis idiopática juvenil en los que han fracasado otros intentos terapéuticos. Así concluye un trabajo que se publicará en el próximo número de la revista The Lancet y cuyos datos adelanta hoy su edición electrónica.

Hay pacientes con artritis idiopática juvenil que bien no responden al tratamiento convencional con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad -como los antiinflamatorios no esteroideos o el metotrexato- o bien no los toleran. En estos casos, se ha investigado la eficacia de la abatacept (Orencia, de Bristol-Myers Squibb), un modulador de la señal de la coestimulación de los linfocitos T.

Nicolino Ruperto, del Instituto Superior de Sanidad G. Gaslini, en Génova (Italia), ha dirigido un trabajo sobre 190 pacientes con entre 6 y 17 años de 45 centros europeos y americanos. Los niños tenían al menos cinco articulaciones afectadas y no habían respondido adecuadamente o habían experimentado una intolerancia a los fármacos modificadores de la enfermedad. Todos ellos recibieron un tratamiento con 190 mg/kg de abatacept administrado por vía intravenosa durante cuatro meses.

De los 170 que finalizaron esta primera fase de tratamiento, 47 no respondieron y fueron excluidos del estudio, y otro que sí respondió abandonó el ensayo; los restantes se dividieron en dos grupos: a uno se les asignó la dosis referida de abatacept en intervalos de 28 días durante seis meses o hasta que se produjera un rebrote de la artritis; el otro grupo recibió placebo durante el mismo tiempo. De los 62 niños que tomaron placebo, la mitad (33) tuvieron una recaída, frente a 12 de los 60 tratados.

Los autores concluyen que el fármaco biológico ofrece beneficios clínicos en estos pacientes, independientemente del subtipo de artritis juvenil que sufran y recomiendan estudiar estos beneficios frente a otros agentes biológicos.

En un comentario que acompaña al estudio, Thomas Lehman, reumatólogo pediátrico del Hospital de Cirugía Especial de Nueva York, afirma que "el diseño del trabajo preselecciona a los respondedores para luego analizar el efecto del fármaco ante placebo. Esto puede sobreestimar los potenciales beneficios del tratamiento así como infravalorar sus efectos secundarios".

El paso del tiempo mejora las prótesis
Muchos casos de artrosis grave acaban en una cirugía de reemplazo de cadera o rodilla. Aunque estas intervenciones requieren varias semanas de recuperación, los resultados a largo plazo son excelentes, según un trabajo que se publica en Archives of Internal Medicine y en el que se han analizado diferentes tratamientos, incluidos el conservador y el farmacológico, para las fases más avanzadas de artrosis.

Mary Beth Hamel, del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston, ha estudiado los resultados terapéuticos en 174 pacientes de al menos 65 años -la edad media fue 75,2- con artrosis de cadera o rodilla. Al año de la operación, los pacientes con una prótesis articular experimentaban una mejoría de síntomas más acusada que los enfermos tratados de forma conservadora.

DM. Londres
14/07/2008
DIARIO MÉDICO