Asociación / Qué es LAR Asociación sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública

Entrega de firmas en el parlamento nacional

La Liga Reumatológica Asturiana, es una asociación sin ánimo de lucro, DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA que inició su andadura en el año 1998, ante las carencias que en esos momentos sufrían los enfermos reumáticos en Asturias, debido tanto a la falta de especialistas como a la falta de recursos adecuados para cubrir las necesidades de este colectivo.

De este modo, la Asociación nace con el objetivo primordial de mejorar la calidad de vida de los enfermos reumáticos, ofreciéndoles asesoramiento y apoyo a todos los niveles, así como actividades de carácter preventivo y rehabilitador, de inserción socio-laboral, y de ocio y tiempo libre, recogiendo además todas sus necesidades y haciéndolas llegar ante la Administración, con el fin de buscar las soluciones adecuadas a estas problemáticas, a la vez que concienciar a la sociedad en su conjunto ante las mismas.

La Liga Reumatológica Asturiana es socia de la IAPO (Alianza Internacional de Organizaciones de Pacientes), alianza mundial única que representa a pacientes de todas las nacionalidades para promover un modelo de atención de salud en todo el mundo centrado en el enfermo, de la SED (Sociedad Española del Dolor), y de LIRE (Liga Reumatológica Española), que a su vez es miembro de EULAR (Liga Europea contra el Reumatismo), integrada en ILAR (Liga Internacional de Asociaciones de Reumatología).

Las Asociaciones son muy importantes para lograr el reconocimiento y la integración de los enfermos. El conocer a más personas con los mismos problemas y poner en común su propia experiencia es de gran ayuda para ellos. A partir de ahí, la agrupación de los afectados en las distintas asociaciones, permite luchar con un mayor apoyo a la hora de concienciar y sensibilizar a la sociedad respecto de su enfermedad.

Desde L.A.R. promovemos la educación del enfermo, para que conozca el manejo del Sistema de Salud, sus derechos y deberes, el uso de Atención al Paciente como herramienta de comunicación, etc. El enfermo debe hacerse responsable de su propia salud y comunicarse correctamente con el médico, perdiendo el miedo a plantearle sus dudas.

Gracias a las asociaciones, las voces y quejas de los afectados llegan hasta los foros científicos, donde iba siendo necesario que llegaran las opiniones del enfermo reumático.